Mercedes Martín urge "poner el foco" en la despoblación

SPC
-
La nueva delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín Juárez, toma posesión del cargo. - Foto: Miriam Chacon (Ical)

La nueva delegada del Gobierno en Castilla y León pide a los Cuerpos de Seguridad del Estado "especial diligencia" para proteger a las víctimas de violencia de género

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín, urgió hoy “poner el foco” en la despoblación como una “prioridad absoluta y una cuestión de Estado” para revertir una situación que “conduce al abismo”, y pidió también a las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado una “especial diligencia” para proteger a las víctimas de violencia de género.

Martín, en un “sencillo” acto institucional de toma de posesión del cargo, que asume con “emoción” y con “responsabilidad” el tiempo en que esté en la función de representar al Gobierno en la Comunidad, se mostró contundente en que la “deriva demográfica” en los pueblos, pero también en las ciudades, requiere “urgencia de actuar para revertir una situación que nos conduce al abismo”.

“Nadie tiene que explicarnos que el reto demográfico es el mayor desafío al que se enfrenta esta Comunidad Autónoma. Pero creo que es también uno de los principales problemas que España tiene como país. Es absolutamente perentorio corregir la brecha rural”, reclamó la nueva delegada en declaraciones recogidas por Ical, que enfatizó: “aquí, ahora más que nunca, gobernar es repoblar”.

Martín se refirió a la “magnitud” del problema en una Comunidad con menor densidad de población, envejecimiento, baja natalidad o fuga de los jóvenes en busca de oportunidades, y reconoció que esos “parámetros suenan ya a cantinela muchas veces repetida”, si bien recalcó que el problema está instalado en el conjunto del territorio español y es “hora de poner el foco en la disfunción estructural que está desvertebrando una España con 6.800 municipios (el 84 por ciento del total) que tienen menos de 5.000 habitantes.

“Por supuesto que la dosis de medicina que necesita Castilla y León debe aplicarse con carácter de urgencia y en grandes cantidades. Y debe ser, además, una prioridad absoluta, una cuestión de Estado”, reivindicó, si bien consideró que sería “más fácil” si las grandes ciudades, como Madrid o Barcelona, vieran también que “tienen un problema, de que igualmente presentan síntomas de esta enfermedad demográfica que, además de estar desertizando el interior del país, está causando serias complicaciones a las grandes urbes españolas”.

Martín reivindicó las mismas oportunidades para todos los ciudadanos y ciudadanas, independientemente del lugar en el que vivan, y aseguró que no se “resigna” a que la situación de muchos de los pueblos “sea irreversible”, por lo que comprometió “todo” su esfuerzo para intentar luchar contra “esta tormenta perfecta que ha esquilmado en el último medio siglo lo más valioso de nuestra tierra: sus gentes”.

La delegada del Gobierno defendió que Castilla y León tiene “mucho porvenir” y abogó por “explotar todas estas potencialidades”, a la vez que ofreció cooperación y una “disposición leal y constructiva” con la Junta, las entidades locales, los agentes económicos y sociales y todos los colectivos. “Todos tienen las puertas abiertas (de la Delegación) y recibirán una respuesta clara y honesta sobre las posibilidades reales de atender sus reivindicaciones”, aseveró.

“Soy consciente de que represento al Gobierno de España en Castilla y León pero estoy obligada también a ser la voz de las mujeres y hombres de esta Comunidad Autónoma en los distintos ministerios”, afirmó la delegada, que destacó que cuenta con un “equipo rodado” y también con los 37.000 hombres y mujeres que trabajan en la Administración del Estado en la Comunidad.

Violencia de género

Martín sostuvo que Castilla y León es una comunidad segura -”aquí salimos a la calle sin ningún asomo de temor”-, aunque reconoció que no lo compartirá quien haya sido víctima de alguna agresión, por lo que reclamó “no bajar la guardia” y trabajar para “reducir todavía más las infracciones penales”.

“Os pido que veléis especialmente por proteger a las víctimas de la violencia de género”, reclamó la delegada del Gobierno, convencida de que una sociedad que se considera moderna y avanzada no puede “tolerar” la desigualdad que discrimina a la mitad de la población por razones de sexo, ni “viles asesinatos amparados en un atávico sentimiento de posesión que nos retrotrae, en la evolución humana, a los albores de nuestra especie”. “Pido a nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado especial diligencia para proteger a estas víctimas”, aseveró, para solicitar la implicación ciudadana y ser “parte activa de la solución a un problema que nos degrada como personas”.

Mercedes Martín elogió “la pasión y el buen criterio” de la anterior delegada del Gobierno, su “amiga” Virginia Barcones, cuya “estela” pone “más fácil” este puesto y mencionó también al secretario general del PSCyL, Luis Tudanca, presente en el acto de toma de posesión, “uno de esos amigos que nos enseña a descubrirnos a nosotras y nosotros mismos”.

Tuvo palabras para su familia antes de finalizar en un acto institucional que contó, además de la presencia de los subdelegados en las provincias, con el consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta, Juan Carlos Suárez-Quiñones. “Espero estar a la altura y no defraudar la confianza que ha depositado en mí el presidente Pedro Sánchez”, anotó.

Como abulense cerró su intervención con unas palabras de San Juan de la Cruz: “Procure siempre inclinarse no a lo más fácil, sino a lo más dificultoso. No a lo que es descanso, sino a lo trabajoso”, que marcarán su gestión en la Delegación del Gobierno en un momento centrado en las citas electorales nacional, municipal, autonómica y europea, cuya desarrollo normal de la “fiesta de la democracia” será el primer trabajo. “¿Y después?… El presente ya no es y el futuro no es todavía”, afirmó.