La Junta sigue sin recibir los 440 millones del Gobierno

SPC
-

Fernández Carriedo insiste en que es "imposible" elevar el gasto, reducir el déficit y seguir con las entregas a cuenta congeladas

Carlos Fernández Carriedo. - Foto: Ical

La Junta de Castilla y León sigue sin recibir los 440 millones de euros que reclamaba de la actualización de las entregas a cuenta y que el Ministerio de Hacienda tiene previsto desbloquear, en un plazo que finaliza el próximo martes. Además, el Ejecutivo afirma que no ha tenido que aplicar ajustes, que ya han hecho otras comunidades, por contar con una situación “más saneada”.

“Ninguna novedad” se ha producido sobre la transferencia por parte del Estado de los fondos reclamados por la Comunidad, aseguró hoy el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, tras la reunión que mantuvo el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, con miembros de la Plataforma Soria Ya!, en la sede de la Presidencia, en Valladolid.

En ese sentido, Fernández Carriedo recordó que Hacienda aseguró el pasado sábado que había encontrado una fórmula para hacer llegar los fondos a las comunidades en diez días, si bien el consejero apuntó que Castilla y León todavía no ha recibido esos recursos, unos 440 millones, aunque reconoció que el plazo previsto por el Ministerio expira el próximo martes.

Por tanto, sin “nuevas noticias” al respecto y sin recibir respuesta por parte del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, a la carta de Fernández Mañueco, el titular de Hacienda insistió en que es “imposible” reducir el déficit público a una cuarta parte, en relación a 2018, hasta dejarlo en el 0,1 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), elevar el gasto, fruto de medidas de normativa general, y cumplir con la regla de gasto.

Todo ello, criticó Fernández Carriedo, en un contexto en el que de momento el Gobierno pretende mantener congelada las entregas a cuenta, los ingresos que recibe la Comunidad, fruto del sistema de financiación autonómica. “No es sostenible”, dijo y señaló ya ha obligado a poner en marcha ajustes a algunas comunidades, si bien descartó que Castilla y León tenga que hacerlo por la situación de sus cuentas.

Así, advirtió de que el “perjuicio” no se hace a la Comunidad, sino a las personas que son las que reciben los servicios públicos. Finalmente, el consejero de Economía y Hacienda señaló que la Junta todavía no ha aplicado un cierre presupuestario para controlar el gasto, como han hecho otras administraciones autonómicas.