El temor a un déficit reabre la puerta a los presupuestos

Adrián del Campo
-
El temor a un déficit reabre la puerta a los presupuestos

Cs, Martín -del RAP- y UPyD podrían ser los apoyos que tantee el Gobierno local para salvar el actual balance negativo de 600.000 euros

Primero fue la alcaldesa la que retiró la votación de los presupuestos del pleno. Luego fue la oposición la que tumbó las cuentas del equipo de Gobierno. Tras esos dos intentos todo parecía apuntar a que no habría presupuestos en el Ayuntamiento de Aranda para 2019, por lo menos, hasta las elecciones municipales del 26 de mayo, pero ahora todo ha cambiado. La previsión de gastos e ingresos en el Consistorio no cuadra, a día de hoy el balance arroja un déficit de 577.000 euros debido a las plurianualidades aprobadas por el Ayuntamiento (por ejemplo 890.000 para la comisaría, 500.000 para la Banca Pecho o 435.000 para el Picón), a lo que habría que añadir, según declara el concejal de Hacienda, Emilio Berzosa, la subida salarial aprobada por el Gobierno de Sánchez que supone 537.000 euros más de gasto.

Pues bien, ahora que las cuentas no salen, hay tres opciones, como señala el portavoz de Ciudadanos, Francisco Javier Martín Hontoria: o dejar todo como está, no hacer nada y cerrar con ese déficit; aprobar los presupuestos o ver si se puede hacer alguna modificación presupuestaria. El equipo de Gobierno del PP ya ha tomado partido y se ha decidido por aprobar las cuentas municipales. El concejal de Hacienda señala que dar luz verde a los presupuestos daría la vuelta a la situación, al pasar de tener un desfase negativo de casi 600.000 euros a contar con «dos millones de euros libres en remanentes» que quedarían, asegura, a disposición del equipo de Gobierno resultante de las elecciones de mayo.

Para intentar conseguir, por tercera vez, la aprobación de los presupuestos de 2019, el PP comenzará la próxima semana una ronda de conversaciones con todos los grupos políticos con representación en el pleno, como adelanta Emilio Berzosa. A día de hoy la llave estaría en UPyD, en Ciudadanos y en el un único concejal del RAP, Eusebio Martín, después de que su hasta ahora compañero de partido, Sergio Ortega, haya solicitado pasar al grupo de los no adscritos. Para sacar adelante las cuentas, el equipo de Gobierno necesitaría al menos el ‘sí’ de los dos ediles de Ciudadanos, de uno de los dos concejales del RAP y UPyD y la abstención del otro. De esta forma lograría empatar con diez apoyos y diez rechazos (PSOE, Sí Se Puede, IU y Sergio Ortega) y el voto de calidad de la alcaldesa rompería las tablas a favor del ‘sí’ a las partidas.

En el RAP, el único concejal que le quedaría a los localistas en el Consistorio, Eusebio Martín, ha sido transparente a la hora de expresar su postura: «Nosotros dijimos muy claro en el pleno que si el equipo de Gobierno aceptaba nuestras enmiendas y propuestas para los remanentes y se incluían en el mismo pleno, nosotros vamos a votar a favor». Por lo que el apoyo de la formación localista parece casi asegurado una vez los presupuestos presentados por el Partido Popular incluían sus enmiendas y cabe la posibilidad de llevar a debate, en la misma sesión, cuentas y remanentes, ante la falta de tiempo que marcan las elecciones.

La pelota está en el tejado de Ciudadanos y UPyD, en ambas formaciones se abstuvieron en la anterior votación de los presupuestos (mientras el RAP rechazó la propuesta del PP), y ninguna de las dos cierra la puerta a apoyar las partidas previstas para 2019. Francisco Javier Martín Hontoria, de Cs, declara: «Nosotros no descartamos nada». Para después señalar que hasta que no tengan el informe requerido a los técnicos sobre la posibilidad de hacer modificaciones presupuestarias no van a tomar ninguna decisión. Por su parte, Javier Ávila, de UPyD, afirma que hasta que no le planteen la propuesta del equipo de Gobierno no se posicionará, pero insiste en que «tiene que haber una propuesta conjunta de presupuestos y remanentes».

Los que tienen claro que mantendrán su ‘no’ a los presupuestos ya validados por Hacienda y presentados por el PP, son el PSOE e IU, mientras a falta de respuesta, todo hace indicar que SSPA también vote en contra. «Nosotros no nos sentimos responsables porque nosotros no hemos pagado esas plurianualidades», sentencia el portavoz de IU, Jonathan Gete.

Sergio Ortega solicita pasar a no adscrito

Sergio Ortega ha solicitado dejar de representar a Renovación Arandina Progresista (RAP) en el Ayuntamiento de Aranda y pasar al grupo de no adscritos. El hasta ahora concejal de la formación localista dejará de serlo en breve después de que ayer presentara el escrito de petición en el registro del Consistorio y se diera constancia a Secretaría. De esta forma, Sergio Ortega prevé que el cambio se haga efectivo de forma casi inmediata y en el próximo pleno ya figure como no adscrito.

Las razones son evitar caer en debates con el RAP ante la previsión de que se voten en pleno asuntos tan trascendentales como los presupuestos de 2019. En la solicitud entregada en el Ayuntamiento se recoge exactamente: «Siendo concejal delegado bajo las siglas del partido RAP y ante la posibilidad de celebración plenaria de asuntos que pondrían de manifiesto diferente línea ideológica con  la dirección de dicho partido, solicito formar parte del grupo no adscrito. Solicito el reparto de representación en comisiones informativas que marque la ley».

Después de entregar el escrito y señalando como principal motivo de su salida la negociación de los presupuestos y la intención de llevarlos a pleno, Ortega aclara: «Yo les quiero facilitar el camino para que puedan tener conversaciones con las formaciones que correspondan, dado que yo no estoy de acuerdo con esa línea política que se sigue ahora mismo desde el RAP. Iba a mantenerme siempre que no hubiera un tema serio en el que hubiera conflicto. Me parece esperpéntico que a falta de un mes para las elecciones se negocie este tema. Esa actitud es la que me obliga a tomar la decisión».

Sergio Ortega también explica que aunque solicite el reparto de las comisiones, él renunciará a cualquier bonificación económica que pudiera tener a mayores al tener cargo de portavoz en los no adscritos (donde sería el único edil). Con esta decisión de no depender de ninguna formación, Ortega tendrá libertad total para actuar en los plenos, aunque por lo menos en la votación de los presupuestos su postura coincide con la de su próximo partido, el PSOE, y rechazará la propuesta de cuentas.