Las carreteras burgalesa se cobran 9 muertos en 2019

I.E.
-

El fin del peaje de la AP-1 no explica por sí solo la caída histórica de la siniestralidad, pero en el corredor Burgos-Miranda no ha fallecido este año ninguna persona, cuando en el último lustro la media de víctimas mortales al año alcanzó las ocho

Accidente en Barcina del Barco - Foto: DB

A falta de un día para que concluya 2019 la estadística sobre siniestralidad vial deja un dato de récord positivo en la provincia, pues el número de fallecidos en accidente de circulación ha caído hasta los 9 muertos, una cifra nunca vista desde que la Dirección General de Tráfico (DGT) lleva a cabo sus informes. El ejercicio con menos víctimas mortales hasta éste fue el de 2014, con 16, según el cómputo a 24 horas.
No existe un solo motivo que explique este brutal descenso, pero sí uno que predomina sobre los demás, la liberalización de la AP-1. Tras el fin del peaje el 1 de diciembre de 2018, ni la autopista ni la N-I han registrado un solo muerto, cuando en el lustro anterior en el corredor Burgos-Miranda había que lamentar una media de cerca de 8 fallecidos anuales. Los expertos coinciden en que el descenso del tráfico en la Nacional ha frenado el riesgo de accidentes frontales -muchos entre camiones y turismos-, mientras que el aumento de la circulación por la doble vía ha ralentizado la velocidad media y ha hecho que desciendan los accidentes graves, sobre todo las salidas de vía, que era la clase de siniestro que más fallecidos provocaba. Eso sí, los percances leves han subido.
A la espera del balance oficial, lo cierto es que este año que concluye el Subsector de Tráfico de la Guardia Civil ha estado muy presente en las carreteras con campañas especiales para la detección de drogas en los conductores, la localización de reincidentes que van sin carné o el control de furgonetas de transporte, cuya siniestralidad había subido en los años precedentes.

[más información en la edición impresa]