Otro perro peligroso muerde a una niña en la calle Madrid

DB
-
Imagen de archivo de una patrulla de la Policía Local. - Foto: Alberto Rodrigo

Ocurrió sobre las 19 horas en la calle Madrid. La Policía Local denuncia al propietario por llevarlo sin bozal. Tampoco tenía microchip, autorización ni seguro

La Policía Local de Burgos ha denunciado a un propietario de un perro de raza peligrosa, que paseaba sin bozal, tras  morder en un brazo a una niña de 10 años en la calle Madrid. La semana pasada, se produjo otro incidente, en las inmediaciones del centro cívico de Capiscol, aunque en este caso la víctima del ataque fue otro can, que murió como consecuencia de las heridas.

Los hechos se produjeron  pasadas las siete de la tarde del sábado 30 de marzo de 2019. Una llamada alertó a la Policía Local sobre un perro de raza peligrosa que había mordido en un brazo a una niña en la calle Madrid.

Los agentes se entrevistaron con el padre de la niña, que manifestó que un perro de raza peligrosa que paseaba con correa pero sin bozal, acababa de morder en el brazo  a su hija de 10 años. Añadió que el propietario se había introducido en el interior de una vivienda de la calle Madrid. Tras ser informado de los pasos a seguir,  trasladó a su hija al centro medico para ser asistida del mordisco, según detalla el Cuerpo en un comunicado de prensa.

Por su parte, la dotación policial se personó en el domicilio particular del propietario del perro. Una vez identificado, reconoció el altercado con la menor y su padre. Asímismo informó a los agentes que no tenía contratado seguro de responsabilidad civil y que el animal no tenía implantado el microchip ni contaba con autorización municipal. Reconoció además que, en el momento de la agresión, el perro no llevaba puesto el bozal.

El propietario del perro agresor fue informado de las denuncias en las que había incurrido, como recoge la Ley sobre Régimen Jurídico de la Tenencia de Animales de Compañía potencialmente peligrosos.