Álvaro Díaz toma el testigo de Félix Escribano al frente del Colegio de Arquitectos

G. Arce / Burgos
-

La candidatura ganadora recibió 80 votos de los colegiados, mientras que la liderada por José Luis García-Gallardo obtuvo 57

Candidatura ganadora, con Álvaro Díaz en el centro. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Tras una jornada electoral en la que participó la mitad de los 307 integrantes del Colegio de Arquitectos de Burgos, algo inusual en  citas anteriores, la candidatura encabezada por Álvaro Jaime Díaz García logró imponerse con el respaldo de 80 votos, frente a los 57 logrados por la segunda candidatura, liderada por José Luis García-Gallardo Martín-Cobos, blanco de las críticas de la Junta Directiva saliente por sus declaraciones públicas durante la campaña electoral.
El nuevo presidente, madrileño nacido en 1961 y colegiado desde hace 17 años, prometió de entrada una política continuista en los próximos dos años de mandato respecto a la labor desarrollada por su antecesor, Félix Escribano,  «que ha logrado el equilibrio en el funcionamiento, el personal, la tesorería, el tamaño y la sede de la institución», explicó. En la tarde de ayer se produjo una primera reunión para el traspaso de poderes.
Álvaro Díaz estará acompañado en la Junta Directiva por los colegiados Carlos Miranda Barroso, Javier Achirica Vidal, Enrique Pérez Abajo y Nuria Jorge Barrio.  
Entre sus retos inmediatos está el afrontar las novedades que traiga consigo la Ley de Servicios Profesionales, muy criticada en borrador desde el colectivo de los arquitectos por la liberalización que supone para la profesión, y reenfocar la situación laboral del colectivo, muy afectado por la crisis en el sector de la construcción.
En este último aspecto, Álvaro Díaz recuerda la necesidad de trabajar intensamente en ámbitos como el de la implantación de la certificación energética en los edificios, la Inspección Técnica de los Edificios (ITE) y «lo que viene después, la rehabilitación, que no es solo cambio de fachadas, escaleras o ventanas sino un cambio en la sociología que rodea al edificio».
Así, el nuevo presidente apuesta por desarrollar la figura del ‘arquitecto de cabecera del edificio’, el profesional que va a asesorar a los propietarios sobre cómo desarrollar el mantenimiento del inmueble, qué mejoras acometer o qué ayudas económicas hay disponibles desde el ámbito público, entre otras múltiples materias. «El asesoramiento a comunidades de propietarios es un campo abierto que debemos explorar», adelantó.
Díaz García ha vivido la Arquitectura desde la infancia, de la mano de su padre, Álvaro Díaz Moreno, que atesoró una trayectoria de más de 40 años de trabajo en Burgos y fue presidente de la Asociación de Amigos de los Castillos.
El nuevo presidente es titulado por la EscuelaTécnica Superior de Arquitectura de Madrid. Trabajo en el estudio dA&D Arquitectura y Urbanismo, impulsado junto a su compañero Felipe de Abajo.