CyL, la cuarta con más riesgo por las emisiones de carbón

SPC
-

El IIDMA desvela que entre 2015 y 2016 se redujo en un 30 por ciento la producción de energía del carbón, que se asoció con una disminución del 40,5 por ciento en los impactos sobre la salud

CyL, la cuarta con más riesgo por las emisiones de carbón

Castilla y León es la cuarta comunidad con mayor riesgo de mortalidad debido a las emisiones de carbón, con una tasa de incidencia de 2,76 por cada 100.000 habitantes, solo por detrás de Cantabria, cuya tasa es de 3,28 por cada 100.000 habitantes, de Galicia (3,48) y Asturias (8,37), que es la región más afectada. Así lo desvela el informe ‘Un oscuro panorama: las secuelas del carbón’ del Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente (IIDMA) sobre los impactos de las emisiones de las centrales térmicas de carbón en la salud de los españoles.

De este informe se desprende también que las probabilidades de fallecer debido a este problema de un habitante de Castilla y León en 2016 fueron un 3,6 veces más altas que las de un habitante de Baleares o 4,9 veces más elevadas que las de un habitante de Madrid, que fue la comunidad que registró la concentración más baja de partículas PM2.5.

En España, la principal fuente de contaminación atmosférica se encuentra en la quema de combustibles fósiles por los sectores energético, del transporte y de la industria, que emiten contaminantes como óxidos de nitrógeno, dióxido de azufre, o las partículas, todos ellos con efectos muy perjudiciales para la salud y el medio ambiente, y entre estos combustibles fósiles el más contaminante es el carbón.

Las minas de carbón llevan cerradas desde finales de 2018, y en el último año la producción de electricidad con este combustible ha bajado a mínimos históricos, sin que la seguridad de suministro se viese afectada. No obstante, y teniendo en cuenta que muchas centrales de carbón echarán el cierre antes de julio 2020, es fundamental asegurarse de que la capacidad de carbón se sustituye por energías renovables y no por otros combustibles fósiles, que acabarían igualmente generando graves impactos sobre la salud y el medio ambiente.