La mitad de muertos sin cinturón podían haberse salvado

SPC
-

La delegada del Gobierno aboga por este dispositivo como "un seguro de vida"

La mitad de muertos sin cinturón podían haberse salvado

La mitad de las personas que fallecen en las carreteras y no llevaban puesto el cinturón de seguridad podrían haber salvado la vida de haberlo llevado. Lo aseguró este viernes en Ávila la delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín, quien justificó esta afirmación en los datos de la Comunidad basados en los estudios de la DGT relativos a 2018, que reflejan que "16 de los 88 fallecidos en accidente de tráfico en vías interurbanas mayores de doce años no hacían uso del cinturón de seguridad, el 18 por ciento”, y que “dos de los cinco fallecidos en vías urbanas tampoco lo llevaban, el 40 por ciento”.

De ellos “nueve no habrían muerto de habérselo puesto", aseguró Mercedes Martín, quien realizó estas declaraciones en el marco de la presentación de la campaña especial de vigilancia y control sobre el cinturón de seguridad y los sistemas de retención infantil que la DGT va a desarrollar entre el 30 de septiembre y el 6 de octubre. Con esta iniciativa se busca concienciar a todos los ocupantes sobre una "idea de vital importancia: el cinturón de seguridad es un seguro de vida y hay que llevarlo siempre abrochado, tanto en la ciudad como en carretera", subrayó.

La delegada del Gobierno también apuntó que los cuatro menores fallecidos en accidentes de tráfico en la región sí usaban un sistema de retención infantil, una herramienta “fundamental” y obligatoria para los menores de edad de estatura igual o inferior a 135 centímetros (en torno a los doce años) que se desplacen en vehículo.

La delegada del Gobierno destacó que en Ávila las cifras demuestran "una mayor sensibilización a la hora de utilizar el cinturón de seguridad". Los seis mayores de 12 años que fallecieron el año pasado lo llevaban puesto y también utilizaba correctamente un sistema de retención infantil el menor de doce años que perdió la vida en 2018 en las carreteras abulenses. 

Según los datos facilitados, el once por ciento de las sanciones impuestas por la DGT en los diez primeros años de vigencia del permiso por puntos en todo el país se deben a esta situación, no usar el cinturón de seguridad o un SRI, siendo ésta la segunda causa en las infracciones, por detrás de la velocidad y por encima del uso del teléfono móvil o dispositivos de sonido.

La delegada hizo hincapié en que “el cinturón de seguridad es el elemento de seguridad pasiva más eficaz de los vehículos y el que más vidas ha salvado”, aunque eso no impide que todavía haya “un porcentaje importante de conductores que reconoce no usarlo de forma habitual y sistemática”, lamentó. En este sentido, insistió en que “no podemos seguir pagando este tributo a la carretera, no podemos estar satisfechos mientras haya una sola víctima mortal”.

En relación a la campaña de tráfico, explicó que el control del uso del cinturón pasará por la vigilancia automatizada como complemento al control de los agentes de tráfico en las carreteras, no en vano “la DGT continúa avanzando en desarrollos tecnológicos de videoanálisis”. En Castilla y León, apuntó, Tráfico cuenta con 24 cámaras que vigilan el uso del cinturón.