Los Cubos afrontará la próxima semana con 6 médicos menos

G.G.U.
-

A la reciente renuncia de tres facultativas se suman vacaciones de otros tres. «Aún no sabemos si los sustituirán», afirmaron ayer. Manifestaciones en numerosos centros de salud de la capital y de la provincia

Los Cubos afrontará la próxima semana con 6 médicos menos - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

g.g.u. / burgos
La coordinadora provisional del centro de salud Los Cubos, Blanca Delia de Román, ignoraba a última hora de la mañana de ayer si la próxima semana tendrán sustitutos para los seis profesionales que no acudirán a sus consultas; en la mitad de los casos por vacaciones autorizadas y en los otros tres, por la renuncia al empleo de las médicas Nuria Adrián, Sonia Andrés y Pilar Obregón, que han puesto nombre y apellido al hartazgo de todo un colectivo por la sobrecarga de trabajo que han ido acumulando con los años y que ha provocado una pérdida de calidad asistencial de la que ellas no quieren ser partícipes. «Todas son ausencias notificadas y conocidas, pero todavía no tenemos planificación alguna de la Gerencia, así que partimos de que el centro lo atenderemos dos personas», dijo de Román, visiblemente cansada por la situación.
Esta facultativa afirmó que hasta las 12.30 horas había atendido a 50 personas, «algo menos de lo habitual» porque para ese momento de ayer, miércoles, estaba prevista la visita del rehabilitador y había otros tratamientos previstos. Pero lo normal, como ya han denunciado ella y otros tantos profesionales en diversas ocasiones de estas últimas semanas, son sesenta pacientes en la mañana. O quizá más, dado que la política de evitar al máximo la sustitución de profesionales de baja o de vacaciones obliga a distribuir el cupo de pacientes del sanitario que falta entre sus compañeros. Y ayer, en Los Cubos, había siete médicos para ocho consultas. «Mañana y pasado vamos a ser seis. Y la próxima semana, no lo sabemos. Quizá dos, porque vamos de día en día», reiteró de Román.
La situación no es nueva ni específica de este ambulatorio; la única diferencia entre lo que ocurría ayer y lo que pasaba hace tres semanas es que, a raíz de la renuncia de Adrián, Andrés y Obregón (a la que ya se ha sucedido la de otras dos profesionales de Ponferrada) ahora se sabe. Y lo que hasta ahora era una sensación de desánimo y malestar profesional se ha convertido en un conflicto laboral sin precedentes y en una causa por la que se pelea en la calle.
Así lo han recalcado pacientes y vecinos de Los Cubos, San Pedro de la Fuente y Fuentecillas en las seis concentraciones que han protagonizado ante el centro de salud, con cortes de tráfico incluidos, en menos de una semana. «El martes hubo tres médicos en sustitución de Nuria, Sonia y Pilar, hoy [por ayer] otros tres... Nosotros rechazamos el desfile continuo de médicos al que nos abocan los gestores. La estrategia es ir poniendo parches que no solucionan nada, pero deterioran el servicio y sobrecargan a los profesionales», lamentó Francisco Albo, portavoz vecinal, micrófono en mano.
Ante él, hombres y mujeres de distintas edades que han decidido salir a la calle para reivindicar una asistencia sanitaria de calidad. «Yo, lo único que pido es no ponerme enferma», decía, con lágrimas en los ojos Felisa, una vecina que acudió para dar un abrazo a la que ha sido su médica de cabecera durante años, Sonia Andrés, también muy emocionada por las continuas muestras de apoyo de los pacientes. Las tres facultativas siguen acudiendo a cada una de las convocatorias que promueven los compañeros del centro de salud a mediodía, aunque ya en un segundo plano. «Nuestra renuncia ya es efectiva y, a pesar de lo doloroso que es, ahora tengo paz», afirmaba Andrés, destacando que han sido muchos años con unas condiciones muy duras. «Ahora me toca cuidarme a mí», dijo.
ASAMBLEA. La protesta vecinal de la mañana se replicó por la tarde, a las 18.00 horas. «Seguiremos manifestándonos hasta revertir la situación», dijo Albo, insistiendo en que su reclamación pasa, sí o sí, por que Sacyl restituya a las tres profesionales en su plaza, pero con unas buenas condiciones para ellas y para el resto de empleados de Primaria que, según destacaron, «también incluye a enfermeras, auxiliares de enfermería, administrativas o servicio de limpieza»
De estas condiciones y de cómo conseguirlas se debatió durante horas en la asamblea general de trabajadores convocada por la Junta de Personal, que se celebró ayer por la tarde y de cuyas conclusiones se informará hoy. Los representantes de los trabajadores ya acordaron exigir la dimisión de la gerente de Atención Primaria, Aser Morato, y su equipo hace días.