La sequía se ceba con el campo y reduce un 17% la cosecha

SPC
-

Las organizaciones agrarias destacan que sus previsiones están por debajo de los 4,8 millones de toneladas que ofrece la Junta y aventuran que esta campaña se situará en torno a los cuatro millones

El consejero de Agricultura, Jesús Julio Carnero, se subió a una cosechadora conducida por González Palacín (Unión de Campesinos) en Valoria la Buena (Valladolid). - Foto: Rubén Cacho (Ical)

La sequía del otoño y la primavera reducirá este año la cosecha de cereal en Castilla y León a 4,8 millones de toneladas, lo que supone un 17 por ciento menos que la producción media de los últimos años. Las zonas más afectadas serán Ávila, Salamanca y León, con pérdidas que rondarán el 50 por ciento. No obstante, las organizaciones agrarias advirtieron que según sus cálculos no sobrepasará los cuatro millones.
El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, durante su primera salida al campo en la localidad vallisoletana de Valoria la Buena, mostró su preocupación por las consecuencias que las condiciones meteorológicas poco favorables han tenido sobre la cosecha, que provocarán que este año se quede muy por debajo de las 7,8 millones de toneladas recolectadas el año anterior.
Carnero destacó la «incidencia desigual» que la sequía ha tenido en las diferentes zonas de la Comunidad. Las más perjudicadas se encuentran en las provincias de Ávila, Salamanca y León, pero la mitad occidental y centro sufrirá una reducción de la producción de entre el 30 y el 50 por ciento. En cuanto a la zona sur, sureste y centro de Valladolid, el consejero avanzó que las toneladas se verán reducidas entre un 30 y un 50 por ciento, y en torno al 30 por ciento en Tierra de Campos en Palencia, en La Ribera y Demanda en Burgos y en el Bajo Duero y Campos Pan en Zamora.
Las últimas previsiones del Ministerio de Agricultura reflejan que la cosecha de Castilla y León representará un tercio de la producción nacional, que estiman alcanzará los 14,4 millones de toneladas, debido también a los efectos de la sequía.
Desde la Consejería manifestaron que el retraso de la siembra por la llegada tardía de las lluvias en noviembre provocó que no se finalizara hasta diciembre y, aunque las lluvias de abril permitieron la distribución de fertilizantes y favorecieron el desarrollo de la mayor parte de los cultivos, la meteorología volvió a ser adversa en mayo, junio y julio.
Esto tuvo como consecuencia un espigado y formación del grano desfavorable, y refleja así una recogida del cereal por debajo de la media pero con grandes diferencias entre provincias y comarcas.
Asimismo, la superficie de cereal sembrada es de 1,8 millones de hectáreas, un cuatro por ciento inferior a la anterior campaña, que fue de 1,9 millones, debido principalmente al aumento de la superficie segada para forraje en las comarcas más afectadas por la sequía, que casi se ha duplicado.

Producción de cereal.

Las labores de recolección se encuentran muy avanzadas en toda la Comunidad, habiendo finalizado prácticamente en Ávila y Salamanca, mientras en Soria y Burgos está al 50 por ciento, según informa Ical.
Respecto a los cultivos, ya está cosechado el 85 por ciento de la superficies de cebada, el 60 por ciento de trigo, el 65 por ciento de la avena y el 45 por ciento de centeno y triticale. Además, Carnero resaltó que por primera vez en diez años la cebada supera tanto en superficie como en producción al propio trigo.
Por provincias, el 30 por ciento de lo ya cosechado corresponde a Burgos, mientras que Valladolid y Palencia suman un 30 por ciento del cereal recogido.
Carnero quiso poner en valor el trabajo de las organizaciones agrarias por mejorar la calidad de vida de los agricultores y ganaderos y recordó las medidas acordadas durante el Consejo Agrario, que supondrán inyectar en el sector una liquidez de más de 215 millones.

Previsiones inferiores.

Precisamente, las organizaciones agrarias quisieron resaltar que sus estimaciones son menores que las ofrecidas por la Junta, en torno a cuatro millones de toneladas y solicitaron medidas que aseguren la estabilidad de los agricultores.
El presidente de Asaja, Donaciano Dujo, destacó la «catastrófica» situación de los forrajes y las «importantes pérdidas» de los ganaderos. «Nunca llueve a gusto de todos», dijo, y explicó que lo importante es que llueva en primavera, y que ahora la lluvia «apenas se nota».
Por su parte, el secretario general de la UPA, Aurelio González, quiso «dar un toque de atención a Agroseguro» para que «deje de subir las pólizas y bajar los rendimientos» y reclamó medidas para atajar el cambio climático.
Finalmente, el coordinador de la Unión de Campesinos, José Manuel González Palacín, pidió a la Junta estudiar fórmulas para ayudar «de forma específica» a los agricultores.