Tráfico se opone a los giros a la izquierda en el bulevar

J.M.
-

Esta área municipal afirma que la configuración y la filosofía del vial son contrarias a modificaciones y dice que el montante económico sería elevado para no lograr mejoras sustanciales para los usuarios

Tráfico se opone a los giros a la izquierda en el bulevar - Foto: Jesús J. Matías

El nuevo equipo de Gobierno del PSOE no solo tendrá que lidiar con otras formaciones políticas para poder sacar adelante su promesa electoral de permitir los giros a la izquierda en el bulevar. También tendrá que batallar con los técnicos municipales ya que al menos en la sección de Tráfico no parecen aprobar que se realicen cambios en la vía que diseñaron hace más de una década los arquitectos suizos Herzog & de Meuron y que tantas críticas han despertado en algunos sectores (no en todos) respecto a su utilidad. Al menos eso es lo que se desprende de un escrito que la pasada legislatura envió el jefe de la sección al entonces concejal de Movilidad, Jorge Berzosa, del que no se conocía su existencia, y en donde se refleja desde este área que no ven con buenos ojos realizar modificaciones en el trazado que conecta el barrio de Gamonal con la zona sur.
El rechazo del área de Tráfico se producía antes incluso de saberse que la opción que está ahora encima de la mesa es la de construir 3 rotondas en varios puntos del trazado. Se pronunciaba sobre una opción que era mucho más sencilla ya que se limitaba a habilitar el carril derecho para la circulación de vehículos de particulares, a modificar la regulación semafórica y ya entonces hablaba de que «el coste que supondrá será elevado y su desembolso no implicará una mejora sustancial con respecto a la calidad de vida de los usuarios que se vean beneficiados».
Esa era la oposición a una intervención que podría tener un coste que podría rondar los 100.000 euros (habría que modificar la señalización horizontal y vertical y posiblemente fresar ligeramente el carril derecho), mientras que la opción que ahora se plantea con la construcción de las 3 rotondas tendría un coste aproximado de 1,5 millones de euros.
En el área de Tráfico, donde se defiende que el bulevar es una vía lenta, añadían, además, que si se optara por compartir el carril-bus con el resto de vehículos afectaría a la celeridad del transporte público, influiría «negativamente en la seguridad de los ciclistas» y se generarían «niveles sonoros por parte del tráfico rodado que pueden ser nocivos para las personas. Esos niveles incluso podrían sobrepasar los valores de decibelios permitidos». Y respecto al posible cambio en la regulación semafórica generaría «más paradas e inicio de la marcha en los tramos a recorrer» y, por tanto, «más ruido, contaminación y posibles tramos saturados de tráfico en hora punta». En otras palabras, que ahora está muy bien y que mejor no tocar nada.
La petición de este estudio a Tráfico se produjo después de que en un Pleno celebrado al principio del anterior mandato la totalidad de los grupos políticos coincidieran en que había que realizar cambios en el bulevar. Se recordaba entonces que esta vía se había diseñado con la idea de que circulara por ella un tranvía o un trolebús, pero que el paso del tiempo había demostrado que ese uso no era viable.
Si en Tráfico se pronunciaban en contra, en el área de Infraestructuras la opinión era muy similar. Al parecer, solo en Vías Públicas han defendido hacer cambios en el bulevar. Ante tanta negativa, el asunto se guardó en un cajón y ha sido ahora, con el PSOE en el equipo de Gobierno, cuando se ha rescatado la idea.
El concejal de Vías Públicas, Adolfo Díez, ha explicado recientemente que la opción de construir las rotondas era la más probable, aunque también se abría a otras opciones tras escuchar a otras secciones municipales.
Cabe recordar que los socialistas proponían en su programa electoral facilitar los giros a la izquierda a la altura de las calles Madrid y Casillas. Es decir, en la línea de lo que defendía el Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Burgos (PMUS) y donde la solución que se proponía era la de reducir la mediana en la calle Madrid para crear un carril que permitiera estos giros.
Alternativas tiene el PSOE por delante, pero también oposición. La política, pero también en algunas secciones municipales.