scorecardresearch

Centro Burgos y Comercio se enfrentan por la feria de stock

B.G.R.
-

La asociación de comerciantes ha elaborado una propuesta de Burgostock a petición de la concejala, que niega este extremo, dice que solo pidió que buscara opciones y asegura que no hay financiación

En las últimas ediciones Burgostock se ha venido celebrando en cada establecimiento. - Foto: Patricia

Las relaciones entre la Asociación Centro Burgos y la Concejalía de Comercio no pasan por su mejor momento. Los comerciantes del casco histórico y la zona sur han realizado un proyecto para cambiar el modelo de celebración de su feria de estocaje (Burgostock), que venía desarrollándose en los últimos años en cada establecimiento. En su idea, se fijan en los formatos que se desarrollan en otras ciudades y plantean la instalación de una gran jaima en un espacio céntrico con casetas de madera en el interior para las tiendas.

El presidente de la agrupación, Raúl Martínez, asegura que fue la concejala de este departamento, Rosa Niño, la que pidió a la entidad a finales del pasado mes de septiembre, coincidiendo con el lanzamiento de la última campaña de bonos al consumo, que elaborara una propuesta para poder sacar mayor rendimiento a esta cita, contando para ello con «dinero» municipal. «No habló de cantidad, sino de un esfuerzo del Ayuntamiento para hacer una feria en condiciones», explica, al tiempo que apostilla que la solicitud fue recibida de buen agrado por la agrupación.

La edil, por su parte, niega que  encargara un proyecto, sino que instó a la asociación a «buscar alternativas para dar un mayor protagonismo al evento» que fueran más allá de la colocación de objetos decorativos en el exterior, tal y como ha ocurrido en las anteriores ediciones. El proyecto está encima de su mesa, pero subraya que el Ayuntamiento no puede asumir su financiación, que asciende 25.850 euros de un total de 34.600 presupuestados. De hecho, reconoce que tan solo hay disponibles 7.000 euros, que son los que estaban destinados para la feria habitual.

Niño asegura que estudiará la propuesta y tratará de valorar con los técnicos si existen planteamientos más económicos. «Tenemos que sentarnos a hablar», avanza en referencia a Centro Burgos, aludiendo a otras vías económicas como la búsqueda de empresas patrocinadoras del evento. En este sentido, puntualiza que la situación sería diferente si el nuevo concepto de planteara para 2023 en lugar de 2022 con la posibilidad de incluirlo en los presupuestos. 

La asociación de comerciantes no entiende para qué se encarga un proyecto si luego no hay dinero para costearlo, aunque mantiene su interés de abordar el asunto con los responsables municipales. Para ello, su responsable avanza que ha solicitado una reunión con el alcalde y la concejala de Comercio. Mientras tanto, el proyecto está elaborado y en el Ayuntamiento, recogiendo algunos detalles como posibles ubicaciones (paseo del Espolón, plaza del Rey San Fernando o Plaza Mayor), participación estimada (en torno a los 35 comercios) y previsión de afluencia (15.000 personas). De igual forma, se plantea una sola edición de la feria, únicamente en invierno pero que permita cubrir ambas temporadas debido a su mayor desembolso, y las fechas, del 24 al 27 de febrero.

La asociación mantiene su intención por sacar adelante el proyecto, aunque reconoce que resulta «imposible» con tan solo 7.000 euros, ya que la mayor parte del presupuesto va dirigido al montaje de la jaima y las casetas, así como a la campaña publicitaria.

ARCHIVADO EN: Burgos, Burgostock, Rosa Niño