La UBU excavará la villa romana de Huérmeces

P.C.P.
-

El Ayuntamiento encarga a la Universidad que contraste los resultados de trabajos anteriores no invasivos con una cata en el terreno y proteja los restos

Expertos de la Universidad de Cádiz trabajaron con un georadar en 2018. - Foto: Alberto Rodrigo

El Ayuntamiento de Huérmeces confiará a la Universidad de Burgos el diseño de la estrategia a seguir para investigar en el yacimiento romano de Vegas Negras y preservar los restos hasta ahora descubiertos a través de un convenio entre ambas instituciones. El trabajo de campo se limitará a la excavación de una cata de 5x4 metros, según la propuesta de actuación autorizada por la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León.
La administración local aportará casi 14.000 euros, 8.395 procedentes de una subvención de la Diputación Provincial obtenida en el programa de excavaciones arqueológicas y el resto de fondos propios, para que el equipo dirigido entre otros por el profesor Eduardo Carmona efectúe un estudio de diagnóstico, «que contraste los resultados de las campañas no invasivas de años anteriores y proporcione datos sobre el estado de conservación de las evidencias, así como del proceso de formación y abandono de la villa romana», localizada bajo una finca agrícola.
Con esa información, Huérmeces espera poder definir «futuras estrategias de investigación, protección, conservación y revalorización» del yacimiento, según consta en el convenio que se ha redactado y está pendiente de aprobación.
El yacimiento Vegas Negras está inventariado desde 1998. En 2018 se determinó con un georadar el perímetro de la villa, unos 5.700 metros cuadrados. En noviembre de 2019, las Cortes de Castilla y León aprobaron iniciar la tramitación del expediente de Bien de Interés Cultural (BIC) para proteger los restos de los continuos expolios que han sufrido y avanzar en el proyecto de investigación de lo que puedo ser una importante villa romana.
Además del trabajo de campo, la UBU en colaboración con otras universidades tendrá que proceder en el laboratorio al tratamiento, clasificación e inventario de los materiales arqueológicos hasta ahora allí encontrados, así como actuaciones destinadas a la protección y restauración de los elementos muebles e inmuebles documentados en la excavación arqueológica. El trabajo deberá estar concluido en tres meses, especifica el convenio.