Campofrío Frescos, "excelente" en el bienestar del cerdo

ICAL
-

Las instalaciones del polígono de Villalonquéjar reciben 94 puntos en las variables de buena alimentación, buen alojamiento, buena salud y comportamiento apropiado

Interior de las instalaciones de Campofrío Frescos en Villalonquéjar. - Foto: Valdivielso

La planta de sacrificio y procesado de Campofrío Frescos, ubicada en el polígono de Villalonquéjar, ha obtenido la calificación de Excelente en la auditoría de Bienestar Animal que realiza anualmente la certificadora AENOR para evaluar aspectos como la alimentación, el alojamiento, la salud y el comportamiento adecuado dentro de las instalaciones.

Para establecer el grado de bienestar de Campofrío Frescos, el protocolo de Welfare Quality analiza diez criterios complementarios como el confort en la zona de descanso; el confort térmico; la facilidad de movimiento o la ausencia de lesiones y enfermedades, entre otros, según se informa en un comunicado.

"Sometiéndonos a estas auditorías queremos asegurar un trato respetuoso de los cerdos que se sacrifican en nuestras instalaciones, a la vez que garantizamos la calidad del producto ya que está directamente relacionada con el bienestar animal, por lo que es fundamental minimizar el estrés de los animales durante el transporte, la llegada al matadero y en los momentos previos al sacrificio para obtener una buena calidad de la carne", explica Jesús Maes, director del área de ganadería y relación con proveedores de Campofrío Frescos.

Tras analizar todos los indicadores, AENOR compara los resultados con los valores establecidos como aceptables por el Welfare Quality y el Subprograma de Bienestar Animal del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA), obteniéndose una puntuación general de bienestar en una escala de 0 a 100.

"Este sistema de puntuación nos ayuda a entender el nivel de bienestar animal en nuestras instalaciones y a implementar medidas de mejora en nuestras prácticas de día a día para garantizar unos estándares elevados de bienestar animal", explica Maes.

Campofrío Frescos obtuvo la certificación de Bienestar Animal Welfare Quality® para el sacrificio de ganado porcino en 2017, consiguiendo entonces la calificación de 'Bueno'. Tras diversas mejoras en el matadero, en 2018 obtuvo una puntuación global de 75 puntos y ya alcanzó una calificación de 'Excelente' en dos de los cuatro principios.

"Para 2019 nos marcamos como objetivo alcanzar la excelencia global, para lo que llevamos a cabo reformas como el reemplazo del suelo de cuadras; el incremento del número de bebederos en los corrales de espera o la formación del personal de cuadras para fomentar un manejo suave y tranquilo de los animales durante la descarga, conducción a cuadras y entrada a sacrificio”, señala el director del área de ganadería y relación con proveedores de Campofrío Frescos.

Además, fuera del ámbito de la certificación, Campofrío Frescos ha implantado un sistema de cámaras de observación y vigilancia para monitorizar y garantizar que todas las operaciones de descarga, estabulación y aturdido se realizan conforme a las normas de bienestar animal.

Por último, destacan que todo este trabajo ha quedado reflejado en la obtención de una valoración global de Excelente, con 94 sobre 100 puntos, alcanzando esta calificación en los cuatro principios básicos de Welfare Quality: buena alimentación, buen alojamiento, buena salud y comportamiento apropiado.