Urgencias exige la dimisión de la dirección de Primaria

A. del Campo
-
Los ciudadanos muestran pancartas de apoyo a los médicos y enfermeras durante la rueda de prensa. - Foto: A. del Campo

El Servicio del hospital de Aranda se niega a abrir nuevas conversaciones con el actual Equipo Directivo de Atención Primaria de Burgos tras ser acusados de «mentirosos»

El equipo de Urgencias del Hospital Santos Reyes de Aranda ha sido contundente en su respuesta a los órganos superiores provinciales: «Pedimos la dimisión del equipo directivo de Atención Primaria de Burgos». Frase tras la cual el edificio del Mediquín, lleno de ciudadanos que quisieron mostrar su apoyo a los profesionales (médicos, enfermeras, auxiliares...), rompió a aplaudir. El sentimiento de unidad durante la comparecencia fue palpable y en ello quisieron reincidir los sanitarios, en que ellos defienden la sanidad pública porque ellos «también son pacientes, también tienen familia».

A la hora de explicar las razones por las que pedían la dimisión del equipo directivo de Atención Primaria, el jefe del servicio de Urgencias del Santos Reyes, Javier Hernández, volvió a ser tajante: «Porque han perdido toda su credibilidad y no les consideramos interlocutores válidos para solucionar nuestros problemas y porque nos acusan de mentir, de crear alarma social y ahuyentar a los profesionales». Con esta frase, el jefe del servicio, en representación de todos los trabajadores de Urgencias, cerraba la puerta a entablar nuevas conversaciones con los directivos de Atención Primaria en la provincia.

Javier Hernández también quiso dejar claro que ellos están comprometidos con su trabajo y van a seguir con la misma dedicación que hasta ahora: «Nos ponemos en manos del Director General de Asistencia Sanitaria y de todos los ciudadanos de Aranda de Duero y la Ribera, ofreciendo de nuevo trabajo, nuestro esfuerzo y compromiso para que podamos concentrarnos en atenderos a todos vosotros 24 horas al día, 365 días al año». Y todo ello a pesar de que siguen con falta de profesionales y que la plantilla asignada es la mínima. «Es la que se exige para servicios mínimos cuando hay una huelga», sentenciaron los profesionales.

Antes de pedir la dimisión del equipo directivo de Atención Primaria, el jefe de Urgencias enumeró algunas de las razones que les han llevado a la drástica decisión: «En el anterior comunicado me tuve que morder la lengua para no contar una información que ahora os tengo que trasladar; en el mes de octubre, aproximadamente, la anterior Gerente de Atención Primaria, apoyándose en que en el plan funcional del nuevo hospital hay un párrafo en el que se contempla la idea de poner el SUAP en la puerta del Hospital, propuso enviarnos los tres médicos que aún les quedaba y que nuestro servicio se encargase de las 24.736 urgencias que había atendido el SUAP el año anterior, intentando de esa manera quitarse de encima un verdadero problema echándolo sobre nuestras espaldas». Con este y otros ejemplos quisieron demostrar que la actual crisis se veía venir y que si alguien miente «es la directora médica de Atención Primaria» al atribuir, según Hernández, menos urgencias de las reales al Hospital.