Integración por la diversidad

I.M.L.
-

El Encuentro Entre Culturas en Aranda atrae la curiosidad de los nativos y despierta los recuerdos de los migrantes acogidos

Integración por la diversidad

La Plaza Mayor de la capital ribereña se convertía durante todo el día de ayer en un pequeño mapamundi sobre el que viajar para conocer las culturas de algunos de los países que tienen presencia en el padrón de la ciudad. Una serie de casetas servían de lugares de encuentro con las aportaciones culinarias de Honduras, la artesanía de Rumanía, el café de Colombia o los productos de Mali. Es más, aquellos vecinos extranjeros que se acercaron a la celebración de este I Encuentro Entre Culturas pudieron conocer también una parte de la variedad cultural local, gracias a la presencia de la Escuela Municipal de Folclore de Aranda. 

La atención de los asistentes a la cita se repartía entre estas casetas y el escenario, donde diversos grupos venidos de Burgos o de Madrid, con procedencias de otros países, interpretaban danzas y ritmos de sus lugares de origen, explicando el significado oculto detrás de cada personaje o vestimenta, enriqueciendo así el conocimiento de los profanos en esas muestras folclóricas. El colorido de los trajes era lo que más llamaba la atención a quienes asistían al espectáculo sin compartir esa tierra patria, mientras que los que sí que tenían la misma procedencia que los danzantes disfrutaban viajando con la memoria a sus lugares de procedencia, despertando recuerdos de tiempos pasados y personas que dejaron allí.

El objetivo que se perseguía por parte de la Concejalía de Acción Social del Ayuntamiento de Aranda con esta actividad lúdica es el de insistir en la necesidad de crear vínculos de convivencia entre la población. "Tenemos que transformar nuestra ciudad en un marco de convivencia intercultural, ver la diferencia no como un obstáculo sino como un enriquecimiento mutuo que conlleva vivir con la diversidad", apuntaba la edil del ramo, Cristina Valderas, que estuvo compartiendo la mañana con todos los participantes y asistentes.

No en vano, la población en Aranda tiene un 12% de población extranjera, un punto porcentual más que a finales del año pasado, con un repunte en la llegada de colombianos y hondureños, ya que muchos habían retornado a sus lugares de origen durante la pasada crisis económica pero se está notando ya movimiento de regreso.