La campaña en San Román concluye con la delimitación del templo

I.L.H. / Burgos
-

Se han encontrado 2 pilares (la iglesia tenía 3 naves pero la tercera habría desaparecido al construirse la carretera), el cerramiento con verja de una capilla y parte del muro norte

Los huesos hallados en el enterramiento de una de las capillas son de una mujer y anteriores a la época napoleónica. - Foto: Patricia

La segunda y definitiva campaña de excavaciones en la ladera del Castillo se ha zanjado con varias conclusiones. Una vez localizada la iglesia de San Román, lo que quedó demostrado tras el hallazgo de un clave de bóveda policromada en la primera campaña, quedaba por conocer las dimensiones y la delimitación del templo en la zona de la fortaleza. En los últimos seis meses el equipo dirigido por la arqueóloga Fabiola Monzón lo ha conseguido con el hallazgo de dos pilares que permiten definir las tres naves que tenía la iglesia y sacando a la luz vestigios del muro norte y de al menos una de las capillas.  
«El objetivo de esta segunda campaña era ampliar la información que teníamos con la primera localización de la iglesia, intentar llegar hasta el muro norte y al menos establecer un sistema de anchuras», resume la arqueóloga que ha cumplido con todas las metas, lo que permite acercarse a las dimensiones totales del templo.
Para ratificarlo cuentan con varios elementos. Por un lado están los dos pilares, lo que hace suponer a los arqueólogos que han completado la fase para localizar las tres naves, la tercera desgraciadamente habría desaparecido por la construcción de la carretera que sube al Castillo, justo detrás de la calle Doña Jimena, donde se halla el yacimiento
Por otro lado está el muro norte, que también da pistas sobre las dimensiones completas del templo: «Es de gran espesor -lo que hemos documentado de unos 2,40 metros aproximadamente, y faltaría la parte que se queda dentro del nivel-. Y por último, vestigios de sus capillas: «Hemos comprobado que entre pilar y pilar hay un cerramiento, posiblemente con verja, lo que nos apunta hacia una de las capillas que había en la nave lateral del norte (probablemente sea la capilla de San Andrés, que estaba franqueada por una cancela con verja)».
Con todo ello han conseguido delimitar el templo, que en su origen fue románico (las primeras referencias son del siglo XII) y luego gótico (la que se conservaba cuando fue bombardeada en 1812 era del siglo XVI) y hacerse así una idea de su envergadura. «Todo esto nos permite reconocer que la documentación que tenemos en texto es más correcta que la planimetría francesa que se conserva, en la que se dibuja una iglesia más pequeña. San Román tenía una anchura de unos 20 metros y nos faltaría comprobar cuál es la longitud, que estimamos en unos 40 metros», defiende Monzón.

Enterramiento medieval.

Pero la campaña ha dado mucho más de sí. Se han hallado nuevos elementos arquitectónicos que se suman a los descubiertos en la primera excavación; cerámica medieval aportada al yacimiento en la fase constructiva de la época napoleónica (cuando los franceses levantaron una trinchera defensiva y un camino cubierto para parapetarse), y 160 fragmentos de artillería que indican la dura contienda que se vivió en esta zona del Castillo durante la Guerra de la Independencia (entre octubre de 1812, cuando se bombardea el templo, y la voladura de la fortaleza en 1813).
Pero además han detectado que existían enterramientos en las capillas, ya que se ha hallado una sepultura que no corresponde a la época napoleónica sino a un periodo anterior. El enterramiento medieval es el de una mujer de edad avanzada, aunque al no aparecer ningún elemento junto a ella se desconoce su identidad.
Una vez finalizada la campaña de excavación y ya que, según adelantó el presidente del Instituto Municipal de Cultura, Fernando Gómez, no se prevé seguir trabajando en el yacimiento, se va a proteger la zona con geotextil.
«Ahora toca seguir trabajando no en la tierra, sino en los despachos. Trataremos de hacer un estudio con todo el material encontrado en las diferentes actuaciones de la ladera del Castillo, no solamente en la parte de San Román, para configurar un Plan Director serio que nos permita tener un horizonte de trabajo para los próximos diez años», detalló el concejal de Cultura.
En cuanto a la posibilidad de hacer una exposición que recoge la documentación y los restos hallados sobre San Román, de momento no está prevista.