4.500 euros de brecha económica entre los barrios arandinos

Adrián del Campo
-

Santa Catalina es la zona con la renta media anual por persona más baja de la ciudad. El resto de áreas tienen unos ingresos parejos, siendo Tenerías, San Antón, Allendeduero o La Calabaza donde se concentran los mayores salarios

Barrio de Santa Catalina, en Aranda de Duero. - Foto: A. del Campo

A casi todo el mundo, aunque sea por curiosidad pasajera, le atrae la idea de conocer cuánto gana su vecino. La pregunta es difícil de plantear directamente, a no ser que seas David Broncano y estés en La Resistencia, y cuando se formula, la respuesta suele negarse o darse camuflada entre horquillas. A falta de contestaciones cara a cara, el Instituto Nacional de Estadística, INE, ofrece datos desgranados por municipios y distritos que acercan la respuesta. Según el atlas de distribución de renta de los hogares y tomando como referencia los últimos datos disponibles, de 2016, en Aranda existe una brecha económica entre sus diferentes barrios que alcanza los 4.500 euros anuales. El extremo de esta desigualdad es Santa Catalina.

La populosa zona de la capital ribereña tiene las rentas anuales por persona más bajas de la villa. Sus vecinos ingresan de media entre 9.000 y 9.900 euros al año. Aunque aquí también hay excepciones. En la calle Diego Lainez y colindantes los salarios suben y se mueven entre lo 9.900 y los 10.900 euros anuales. Eso sí, siguen siendo la segunda franja más baja de Aranda. Solo en las zonas del pabellón Príncipe de Asturias y las calles más cercanas a la plaza de la Virgencilla suben las rentas de Santa Catalina, hasta situarse entre los 10.000 y 12.000 euros, horquilla en la que ya entran otros muchos barrios de la ciudad. Son Fuenteminaya, el Ferial, los alrededores de la calle Barrio Nuevo, la plaza Arco Isilla y del Rollo, dentro de la zona Centro, o los bloques de pisos situados entre la carretera de la estación y Burgo de Osma, ya en el barrio de Allendeduero.

Si Santa Catalina es la zona más pobre de Aranda, donde se toca la renta media por persona más escasa, de 9.092 euros al año, su opuesta no es un único barrio, sino que son varios los que disfrutan de los ingresos más altos. Por lo tanto, Santa Catalina es la excepción en una ciudad donde las retribuciones medias se sitúan en los 11.500 euros anuales. Es mucho más habitual encontrar zonas donde se supere esa cuantía y las que la sobrepasan en mayor medida son los barrios de Allendeduero, San Antón, La Calabaza, Tenerías, el Bañuelos y los alrededores de la calle Isilla, plaza de la Constitución, Mayor o San Juan del casco histórico. Aquí las rentas medias por habitante oscilan entre los 12.000 y los 14.500 euros al año.

Los propios vecinos de Aranda afirman que los datos no les sorprenden cuando los conocen a pie de calle. Declaran que "quien puede se va de Santa Catalina y compra un piso en una zona mejor". Explican que las rentas altas se concentran en las urbanizaciones más nuevas y con más servicios, mientras "en Santa Catalina solo quedan jubilados e inmigrantes".

De salmón y fresas a pollo del que sobró ayer

Basta con darse un paseo por los barrios que copan los extremos de la balanza de las rentas para darse cuenta de las diferencias. Mientras en Santa Catalina la mayoría de casas son bloques antiguos, en Allendeduero se acumulan urbanizaciones nuevas.

Las diferencias también se dan, a modo de curiosidad, entre los menús des las casas. Ayer, tras ser preguntados a pie de calle, unos residentes de Allendeduero contaban su menú: salmón, fresas y vino reserva. Por su parte, un vecino de Santa Catalina declaraba que iba a comer "pollo asado del que sobró ayer". Los residentes también explicaban la diferencia entre barrios vinculándola "a la formación de sus habitantes y a la inmigración".