Alertan del repunte de muertes derivadas del estrés laboral

SPC
-

El sindicato asegura que casi la mitad de las 56 muertes registradas en el puesto de trabajo fueron por ictus, infartos y enfermedades cardiovasculares

Imagen de una fábrica palentina donde el año pasado falleció un empleado en un accidente de trabajo - Foto: Ical

El estrés y la ansiedad derivados de los ritmos y tiempos de trabajo cada vez se encuentra detrás de más fallecidos en accidentes de trabajo en Castilla y León. De las 56 víctimas de siniestros laborales que registraron en los once primeros meses de 2018, casi la mitad, 20, fueron no traumáticos, es decir, accidentes generados por ictus, infartos y enfermedades cardiovasculares generadas por estrés y ansiedad porque «está fallando la prevención» en las condiciones de los ritmos y tiempos de trabajo, tal y como denunció ayer la secretaria de Salud Laboral de CCOO Castilla y León, Sheila Mateos. Al respecto, la sindicalista alertó de los «datos preocupantes» de siniestralidad, y  afirmó que «la gente muere en el trabajo» y es necesario «ponerlo encima de la mesa» porque hay «más inyección» en prevención pero se falla en atajar los riesgos psicosociales y en la organización del trabajo, especialmente en los sectores más precarizados como son los servicios y el transporte. 
Mateos señaló que, este 2019, van a incrementar las visitas a la hostelería y el comercio, donde hay un mayor ritmo de trabajo, con condiciones precarias y mucha flexibilidad horaria que genera «ansiedad, estrés y enfermedades cardiovasculares». La responsable regional de Salud Laboral de CCOO también recordó que hubo 16 accidentes mortales in itinere y 10 de los 56 siniestros mortales relacionados con el trabajo, fueron en carretera en los repartos a domicilio derivado del incremento del comercio electrónico que «exigen muchos desplazamientos», con «una alta siniestralidad al estar altamente precarizados».
Durante su intervención, insistió en que intentará acabar con esta situación a través de la negociación colectiva, los convenios y los comités de salud y prevención para que exista una «organización del trabajo» con unos ritmos adecuados y «hábitos saludables» en la empresa y la conciliación de la vida laboral, social y familiar.
Falsos autónomos.

Desde el sindicato remarcaron las situaciones de estrés y ansiedad que genera a un trabajador cuando desconoce qué días y cuántas horas va a poder trabajar la semana siguiente. Un caso específico, argumentó, en el que están luchando y apostando por erradicar es la situación de los falsos autónomos entre los repartidores intentando «demostrar que tienen un relación laboral con la empresa» y por lo tanto tienen que tener «un contrato de trabajo».
Sin embargo, Sheila Mateos si que puntualizó que además los accidentes laborales de estos falsos autónomos se quedan, en muchas ocasiones, fuera de las estadísticas. «No entran en los datos de siniestralidad» por no figurar como trabajadores por cuenta ajena, explicó, al tiempo que denunció que no existe una legislación sobre «lo que hay que hacer» y unas sentencias son favorables y otras se «les está denegando». Mateos insistió en que CCOO continuará con esta lucha para que «se regule su situación laboral», informa Ical.