Tienes una cita a ciegas con Ebrovisión en 2020

Raúl Canales
-

El cartel del próximo Ebrovisión será totalmente sorpresa. El público no sabrá los grupos que actuarán hasta que les vea subir al escenario

Esperando a que salgan los artistas. - Foto: TRUCHUELO

Llevan casi dos décadas de la mano, tiempo en el que han superado malos momentos pero sobre todo han disfrutado de muchos muy buenos. Han bailado, se han reído y han soñado juntos. La relación está totalmente consolidada. Por eso ha llegado el momento de tener una cita a ciegas.
Y es que para mantener viva la llama de la pasión, Ebrovisión ha querido hacer un regalo sorpresa a sus seguidores. Para la próxima edición no anunciará el cartel así que la gente sabrá los grupos que tocan cuando los vaya viendo subir al escenario. Es una prueba de amor mutuo. Confianza sobra por ambas partes. Unos saben que el público siempre ha respondido y los otros que la organización nunca les ha fallado. «Queremos romper con todo y hacer algo que no ha hecho nunca ningún festival», asegura Ramiro Molinero.
La apuesta es arriesgada pero toda relación necesita de esa pizca de locura, «pensada con todo el cariño del mundo», apunta el presidente de la asociación Rafael Izquierdo, quien tiene claro que en la próxima edición se redoblarán esfuerzos para que la cita a ciegas sea todo un éxito.
Temples, británicos, animaron la noche mirandesa. Temples, británicos, animaron la noche mirandesa. - Foto: TRUCHUELOSi algo ha distinguido a Ebrovisión en todos este tiempo es la fidelidad. El festival podía haber cambiado. Oportunidades para hacerlo no le han faltado. Seguramente ahora sería mucho más grande, pero ha preferido mantenerse fiel a los principios que le vieron nacer y a ese ambiente familiar que le distingue. Es precisamente su esencia la que enamora a los miles que cada año  visitan la ciudad. También ellos podrían optar por un cambio porque la oferta festivalera es cada vez mayor, pero el idilio con Ebrovisión es demasiado fuerte. Por eso repiten, y lo harán sin duda en el 2020.
Como toda cita que se precie,   la ebrovisiva también tuvo su declaración de amor. En formato audiovisual, ya que antes de la actuación de Fuel Fandango se              proyectó un vídeo en el Multifuncional en el que se anunciaba la noticia. La respuesta fue la esperada, la mayoría está ya deseando reencontrarse con su festival favorito para descubrir la sorpresa que les tiene preparada. «Creo que nos hemos ganado la confianza porque en todos este tiempo hemos seguido una línea y se ha mantenido el nivel. Saben que no vamos a defraudar ni a dar un giro brusco», afirma Molinero.
Pero antes de pensar en el próximo año toca disfrutar del actual. Y es que todavía queda el plato fuerte de Ebrovisión, un sábado repleto de actuaciones desde primera hora. Ayer Cápsula se encargó de calentar motores desde el mediodía aunque la explosión llegó por la noche en el Multifuncional donde Arizona Baby se encargó de romper el hielo con una receta infalible: pura energía en el escenario y una base musical rock  sobre la que se incorpora una paleta de estilos que van desde el country al blues pasando por la psicodelia. Con la fiesta en marcha, la adolescencia permanente de Airbag se encargó de que el ambiente fuera in crescendo hasta ceder el testigo a Temples. Los ingeleses no defraudaron. No era fácil subir después al escenario, pero Fuel Fandango es garantía de éxito. Su adaptación del flamenco es un clásico que nunca falla. El broche lo puso el pop electrónico de Amatria.

 

"NO HAY NINGÚN FESTIVAL QUE SE PREOCUPE TANTO POR EL PÚBLICO"

Eres lo más importante para nosotros y el mejor embajador de Miranda. La frase que aparecía en el vídeo con el que Ebrovisión se dirigió ayer a los espectadores para comunicarles cómo será la próxima edición no es un tópico. «No hay ningún festival que se preocupe tanto por el público», asegura Laura. Sentirse como en casa es lo que lleva a esta bilbaína a visitar la ciudad cada mes de septiembre desde hace once años. Siempre duerme en la zona de acampada habilitada en el polideportivo. «Es un lujo comparada con la de otros sitios, porque no hay agobios, tiene duchas , vestuarios, buses para subir a los conciertos,...». Quizá otras citas tienen mejor cartel pero «en conjunto Ebrovisión se merece un 10», remarca.

En una de las tiendas cercanas se aloja Miguel, que cumple su octavo aniversario. «Vinimos la primera vez y nos enamoramos. El lema que emplea el festival es cierto, porque te enamora», asegura este joven extremeño. «Aquí se cuida mucho a la gente, no hay aglomeraciones, puedes tomar algo tranquilo, disfrutar de la música, acampar con todas las comodidades,...», apunta.
La Fábrica de Tornillos tuvo ambiente desde primera hora. La Fábrica de Tornillos tuvo ambiente desde primera hora. - Foto: R.C.G.Para quienes están acostumbrados a recorrerse más de un festival en verano, a veces los grupos solo son la excusa. «Da igual quien venga el próximo año porque volveré. A la mayoría los has visto ya muchas veces y a otros llevas tiempo sin verlos, como me pasaba con Novedades Carminha o Amatria, pero los grupos al final son lo de menos. Lo más importante es el ambiente y pasarlo bien».