'Feminizar' el español siempre que "no lesionen el idioma"

SPC
-
El director de la RAE, Santiago Muñoz Machado (I), junto al rector de la Usal, Ricardo Rivero, hoy antes del acto - Foto: Ical

El director de la RAE, Santiago Muñoz Machado, asegura que desde la institución pueden "hacer movimientos que visualicen más la feminidad, la mujer o el sexo femenino" porque "la Academia no está cerrada"

El director de la Real Academia Española, Santiago Muñoz Machado, afirmó hoy en Salamanca que desde la institución pueden “hacer movimientos que visualicen más la feminidad, la mujer o el sexo femenino” porque “la Academia no está cerrada”, pero siempre y cuando “esas aperturas sean razonables, no lesionen el idioma y mantengan su belleza y economía: que no tengamos que decir muchas cosas para explicar un solo concepto o idea”.

Así se mostró Muñoz Machado con respecto al lenguaje inclusivo, un aspecto que “recoge muchas versiones” pero sobre el que la RAE no puede imponer una puesto que “la Academia no puede imponer la manera de hablar por decreto, ni siquiera por un acuerdo de la Academia”, puesto que “la lengua es la que usan las personas que la utilizan, los hispanohablantes”, y la institución “se convierte en notario de cómo se habla”. Así, ejemplificó su explicación con el término ‘todes’, puesto que “la Academia lo rechaza absolutamente porque está fuera de los usos del lenguaje, nadie utiliza eso”.

También se refirió el nuevo director de la RAE a la inclusividad de la propia institución, que aunque “está más que abierta”, reconoció que llega “muy tarde”. “Nos arrepentimos de que la apertura se haya producido ya avanzado el siglo XX, pero se ha empezado y en no demasiado tiempo, tenemos ocho académicas”, recordó Muñoz Machado, para quien el criterio ahora es “progresar, puesto que hay mucha voluntad de hacerlo”.

Continuando con el lenguaje inclusivo, Muñoz Machado recordó que ya está en marcha un proyecto preparado por una ponencia constituida por dos académicos y dos académicas y que, a partir del 7 de febrero, se comenzará a debatir en el pleno de la RAE. Una vez que se terminen las deliberaciones, el informe llegará a manos de la vicepresidenta del Gobierno, “que es la que pidió el informe, y hará el uso que le parezca pertinente”, concluyó el director de la RAE.