Hallan muerto al autor del apuñalamiento en el Puerto Olímpico

EFE
-

Los Mossos encuentran el cadáver del presunto asesino de una joven en Barcelona e investigan si pudo suicidarse al sentirse acorralado por las Fuerzas de Seguridad

Hallan muerto al autor del apuñalamiento en el Puerto Olímpico - Foto: EUROPA PRESS

Los Mossos hallaron anoche en una vivienda de Badalona (Barcelona) el cuerpo sin vida del presunto autor de un doble apuñalamiento en un local del Puerto Olímpico de la capital catalana que causó la muerte de una joven, e investigan si se suicidó al verse acorralado por un operativo de la Policía de la Generalitat.
Según han informado fuentes cercanas al caso, un operativo de los Mossos, que buscaban al autor del crimen desde el pasado 4 de septiembre, cuando se produjo el homicidio, había localizado al sospechoso en una vivienda de la calle Cáceres de Badalona.
La Policía de la Generalitat, que en los últimos días había estrechado el cerco sobre el presunto homicida, desplegó anoche en el barrio de Sant Roc de Badalona un fuerte dispositivo para detener al presunto autor material del apuñalamiento de la joven fallecida y de un guardia de seguridad que resultó herido.
En el momento de acceder a la vivienda, los agentes encontraron al fugitivo sin vida, en un caso que apunta a un suicidio ante su inminente detención, según las fuentes informantes.
El crimen tuvo lugar en la madrugada del 3 de septiembre en un local de ocio del Puerto Olímpico, después de que dos hombres robaran un móvil a una joven de 26 años, aunque un vigilante de seguridad interceptó a los ladrones en el propio establecimiento y les instó a devolver el teléfono.
Fue en el momento en el que la chica se dirigió hacia ellos cuando uno de los delincuentes sacó una navaja y apuñaló al vigilante y a la víctima del robo, que falleció poco después de ingresar en un centro por la gravedad de las heridas.
Los dos delincuentes se dieron a la fuga, aunque el acompañante del autor material de los apuñalamientos se entregó a los Mossos una semana después, mientras el presunto homicida seguía ocultándose.