Suárez-Quiñones ordena contundencia contra la «delincuencia machista»

SPC
-

El nuevo delegado del Gobierno reclama, durante la toma de posesión del cargo, no hablar de imputaciones judiciales «cuando no hay resolución de un juez que las ampare»

Suárez-Quiñones y Ruiz Medrano se funden en un abrazo ante la mirada de Catalá. - Foto: Ical

El nuevo delegado del Gobierno, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ordena y manda. Durante su toma de posesión, en presencia del ministro de Justicia, Rafael Catalá, ante quien juró el cargo, del exdelegado, Ramiro Ruiz Medrano, y rodeado de su familia y compañeros de la carrera jurídica, dio sus tres primeras órdenes tanto a la Policía Nacional como a la Guardia Civil: perseguir la violencia machista, proteger a los más vulnerables y coordinación entre los cuerpos.
«Sé que no echáis en saco roto ningún atisbo de maltrato psíquico o físico. Apurad el Código Penal al máximo de su interpretación y poned a los autores a disposición de los jueces», comentó sobre la primera orden. La segunda la pronunció para «proteger a los más vulnerables», ya que, según sostuvo, una cadena «es tan fuerte como su eslabón más débil y la sociedad no será digna si no sabe proteger a los más desfavorecidos». Y la tercera, que trabajen «con la máxima coordinación entre los dos cuerpos» y se pongan a disposición de los alcaldes y las «gentes de los municipios». «Que sientan vuestra protección», deslizó durante su alocución según recoge Ical.
Suárez-Quiñones, que sustituye en el cargo a Ramiro Ruiz Medrano, reiteró durante su discurso su «honor y orgullo» por representar al Gobierno central en la Comunidad y contar con la responsabilidad de «contribuir a garantizar los servicios públicos a los habitantes de esta tierra», además de ocuparse de la seguridad y «prestar atención a los problemas y necesidades».
El nuevo delegado también destacó su «honor y orgullo» por representar al Gobierno presidido por Rajoy, que «contra viento y marea, frente a la incomprensión y una situación adversa en lo económico como no se recuerda en democracia, adversa en lo político y difícil en lo social, ha tenido bien clara su misión y meridianos sus objetivos». 
Por último, pidió respecto a la Justicia y reclamó no hablar de imputaciones judiciales «cuando no hay una resolución de un juez que las ampare, o se atribuyan responsabilidades allí donde una sentencia no lo ha hecho».