Gutiérrez pierde tiempo sobre la arena removida de las dunas

DB
-

El Mitsubishi Eclipse Cross de la piloto burgalesa sufrió un pinchazo en la primera parte del recorrido y acabó la jornada en el puesto 43

Gutiérrez pierde tiempo sobre la arena removida de las dunas - Foto: Jose Mario Dias

Cristina Gutiérrez ha terminado este tarde otra agotadora jornada en el Dakar, un día en el que el rally entraba de lleno en el desierto abierto. Junto a su copiloto Pablo Huete, la piloto burgalesa ha tenido que emplearse a fondo para superar un recorrido (563 kilómetros entre Al Ula y Ha'il) cuya segunda mitad ha sido, en palabras de Gutiérrez, especialmente complicada. Además, un pinchazo en la primera parte de la jornada le ha hecho acumular un retraso adicional. Al final, la burgalesa ha acabado la quinta etapa en el puesto 43 de la general y en sexto lugar entre los T1 4x4 diésel mejorados, situándose 38ª en la clasificación absoluta y séptima en su categoría.  
El paso del ecuador de la primera semana de competición en el Dakar anticipa ya lo que les espera a los participantes en la segunda mitad de la carrera, después de la jornada de descanso: el desierto arábigo en todo su esplendor. Hoy se alcanzaba Ha'il, con unos primeros kilómetros mixtos, de arena y piedras para, a partir del kilómetro 150, convertirse en un auténtico mar de dunas, las del gran arenal de Al Nufud. 
Tras pinchar antes de la neutralización, Cristina Gutiérrez y su copiloto, Pablo Huete, retomaban la marcha a buen ritmo, aunque su paso era ralentizado por el deteriorado estado del firme tras el paso de sus vehículos que le precedían, lo que limitaba notablemente la capacidad de tracción del coche de la piloto burgalesa, que además se ha detenido a prestarle una pieza de recambio al coche de Isidre Esteve, parado en el recorrido. "Nos hemos encontrado en el camino a Isidre -Esteve- y le hemos prestado una pieza para que pudieran continuar, espero que les haya ido bien", explicaba la burgalesa nada más llegar a la meta.
"La de hoy ha sido una jornada agotadora. Antes de la neutralización hemos pinchado y la segunda parte no nos ha beneficiado. Eran dunas, cuya arena estaba muy movida cuando hemos pasado nosotros y apenas había adherencia. En esas condiciones los buggies se ven beneficiados y los Side by Side nos pasaban como aviones", relataba Gutiérrez, visiblemente cansada, que confiaba en hacer un "buen papel" y "ser constantes" en la última etapa antes de la jornada de descanso. "La buena noticia es que parece que por fin hoy vamos a poder montar la pieza que nos va a dar la potencia de la que hemos carecido estas últimas etapas. A ver si mañana salimos ya con el coche al 100%, aunque el coche ha sufrido hoy más que en otros días", finalizaba.
Riad, la capital de Arabia Saudí recibe a los supervivientes al término de la jornada de mañana, que tendrá un largo itinerario de 830 kilómetros y una especial de 478, la más larga de las disputadas hasta el momento en este Rally Dakar 2020.

Herrero pierde más de una hora por remolcar a otro piloto. El otro burgalés en el Dakar, Alberto Herrero, del equipo TH-Trucks, ha perdido más de una hora en la quinta etapa al remolcar hasta la meta a la piloto argentina Camelia Liparoti, cuyo buggy encontraron parado por problemas mecánicos a falta de 40 kilómetros para la llegada.

Herrero y su copiloto, Julio Romero, llevaban "muy buen ritmo", llegando a estar en el top 20 de los camiones durante muchos kilómeros del recorrido, que ha transcurrido por pistas pedregosas y montañas arenosas. Tras socorrer a Liparoti, el equipo TH-Trucks ha alcanzado la meta de noche tras perder más de una hora y con "mucho cansancio acumulado". Aún así, sigue manteniendo la posición 25 en la general de camiones.