Los últimos edificios de Artillería 'caerán' a final de mes

F.L.D.
-

La promotora cumple los plazos que se puso hace un mes y la previsión es que los trabajos de demolición, desescombro y reciclado terminen a finales de abril o principios de mayo

Solo resta la demolición de los dos bloques más próximos a Santa Bárbara. - Foto: Jesús J. Matías

La demolición de los edificios de Artillería avanzan más rápido de lo esperado. Apenas un mes después del inicio de los trabajos, la promotora Edificio Plata 3, a través de Hermanos Aguilar, ha cogido velocidad de crucero y ya ha echado abajo casi todos los inmuebles. Apenas restan un par de bloques próximos a la calle Santa Bárbara que, según las previsiones, podrían estar derribados a finales de este mes. Hasta el momento han tirado las naves, han sacado todo el material que tenía residuo, como unas cubiertas de poliuretano, se han vaciado todos los edificios y se ha comenzado a seleccionar todos los elementos (madera, acero...) para llevarlos a cada punto de gestión de residuos determinado.

Pero las dos intervenciones más recientes y a la vez importantes han sido la creación del vivero de obra con todos los árboles que, en colaboración con la Fundación Oxígeno, se comprobó que podían trasplantarse, y se ha demolido uno de los edificios más grandes, en concreto uno que albergaba oficinas. Además, ya han comenzado los trabajos de levantamiento de cimentaciones, pavimentos y soleras, y se están amontonando para que en unas dos semanas puedan empezar a machacarlos. Cabe recordar que el 90% de estos escombros serán reutilizados por Edificio Plata 3 en la construcción de los pisos y en la urbanización de la parcela, sobre todo en los rellenos de las futuras calles y aceras. 

Los dos edificios que aún quedan en pie, concretamente los de la esquina que conforman en la confluencia de las calles Severo Ochoa y Santa Bárbara, serán los próximos en caer. Estos inmuebles albergaron en su día los batallones, es decir, donde dormía la tropa, la cocina, las oficinas de los oficiales y un comedor. Todos ellos ya han sido vaciados y todo ese material también tendrá que ser seleccionado para su posterior reciclaje. Así, se completaría la demolición en sí. 

Una vez se echen abajo todos los edificios, continuarán las labores de levantamiento del hormigón y cimentaciones para su posterior traslado a la planta de machaqueo. El plan de la promotora era de unos cuatro meses hasta la finalización de todos los trabajos y parece que las previsiones se van a cumplir y que a finales de abril o principios de mayo estarán concluidos. 

A partir de ahí, llegará el periodo más burocrático. El estudio de detalle de la construcción de 337 viviendas, de las cuales la mitad serán libres y el otro 50% de protección oficial, ya fue aprobado y solo falta la luz verde del último informe sectorial. De ahí pasará a la Gerencia de Fomento y al Pleno para su aprobación definitiva. La promotora tendrá que presentar entonces los proyectos de reparcelación y de urbanización.