scorecardresearch

Sorpresa y estupor

Angélica González / Burgos
-

La destitución de Juan Francisco Lorenzo como jefe de la sección de Medicina Interna impacta a colectivos sociales y sanitarios. El Comité de Ética Asistencial destaca su nivel profesional y científico y su trabajo junto a los más débiles

Imagen de archivo de Lorenzo (dcha.) junto con otros compañeros en un acto en el Colegio de Médicos. - Foto: Luis López Araico

Sorpresa y estupor. Estas sensaciones y algunas más experimentaron las personas vinculadas a los colectivos sociales y sanitarios de Burgos al conocer el fulminante cese de quien hasta el lunes era el jefe de la sección de Medicina Interna del Hospital Universitario de Burgos, Juan Francisco Lorenzo. Muchos de sus compañeros lamentaron la destitución y se extrañaron por la decisión de la Gerencia ya que aseguraron no ser conscientes de que «hubiera algún problema».

El responsable de Oncología Médica, Carlos García Girón, dijo sentir que si Lorenzo tenía un  proyecto para Medicina Interna «éste se pueda amputar con su cese» y se mostró seguro de que va a seguir siendo «leal» al ejercicio de su profesión . El jefe del servicio de Anestesiología y Reanimación, Jorge Nuño, por su parte, lo calificó de «buena persona, sensato y buen profesional» por lo que aseguró no comprender en absoluto la decisión y menos, añadió, «si ha sido por explicar a la sociedad los problemas que se sufren en el hospital algo que yo mismo he hecho en varias ocasiones», añadió, coincidiendo con Girón, quien también recordó que nunca ha dudado en compartir en los medios de comunicación las vicisitudes de su servicio. Como se recordará, Lorenzo ha asegurado que la causa de su cese ha sido la acusación de «deslealtad» que le hizo la Gerencia por comentar en este periódico su opinión sobre los planes para Medicina Interna.

«Me parece un hombre valioso y competente y creo que su cese es una pérdida para el hospital», comentó Juan Luis Seco, jefe del servicio de Cirugía General, quien consideró «rara» esta destitución.

También utilizó el adjetivo «sorprendido» el responsable del área de Digestivo, Luis Yuguero, quien cree que si existen causas profesionales para que Lorenzo haya dejado de ser jefe de sección «se deberían explicar  porque si no se va en detrimento de su dignidad como médico».

Por su parte, la presidenta del Comité de Ética Asistencial del área de Burgos, Ma José Pereda,  expresó su malestar por esta decisión que tiene que ver con un profesional «cuya trayectoria científica está fuera de toda duda y que siempre ha estado al lado de los más débiles». A su juicio, Lorenzo, del que destacó la faceta humanista de su ejercicio de la Medicina, ha jugado un papel de aglutinador de Medicina Interna creando nuevas unidades  y un proyecto de servicio «con lealtad hacia a los pacientes».

Vinculado a su cercanía a los más débiles, apreciación hecha por Pereda, el estupor cundió también ayer en la jornada de trata de personas de  la ONG Accem, en la que participaban miembros de distintos colectivos sociales, cuando una trabajadora del Proyecto Betania de apoyo a la mujer prostituida fue preguntada qué es lo que se hacía con la atención a la salud de una mujer inmigrante y sin papeles: «Nosotras contamos siempre con el apoyo de Juan Francisco Lorenzo, el responsable de Medicina Interna, que siempre está en disposición de echarnos una mano». En ese momento desconocía que ya no era el jefe.