scorecardresearch

La Danza del Escarrete se celebrará con animales vivos

S.F.L.
-

La organización considera que puede cumplirse la distancia de seguridad entre el público y los participantes. El pasacalles de Los Negros también se retomará en Poza de la Sal

La Danza del Escarrete se celebrará con animales vivos - Foto: PATRICIA

Cinco parejas de mozos y mozas, el pollero y la mayordoma sí bailarán este año en la Plaza Nueva de Poza de la Sal la tradicional Danza del Escarrete. Un año más, la indecisión de organizar eventos prosigue, pero los pozanos apuestan por un fin de semana festivo en el que se podrán cumplir las normas sanitarias. En esta ocasión, participará un dúo más de bailarines respecto a 2019 y los animales vivos volverán a protagonizar el espectáculo el domingo 6 de febrero.

Purificación Quintanilla forma parte de la Cofradía de San Blas -que recuperó a finales de los años setenta la Fiesta de Interés Turístico Regional- desde hace un lustro. El arraigo que conserva con su villa y la despoblación animaron a que tomara la decisión. El pasado año no fue posible organizar nada porque la pandemia lo impidió pero este año ella ocupará uno de los papeles más importantes de la celebración: el de mayordoma. Su labor es crucial para el desarrollo de todos los eventos del fin de semana y asegura que si la situación continúa como hasta el momento, «el programa festivo no sufrirá modificaciones».

Por lo tanto, y salvaguardando las distancias de seguridad, el pasacalles de Los Negros, con mozos, músicos y acompañantes se llevará a cabo. «Los jóvenes que participarán en la danza se vestirán con ropas viejas, se pintarán la cara de negro e irán de casa en casa pidiendo dote. Imagino que por seguridad, los vecinos salgan a la calle en vez de invitar a que la gente pase a las viviendas», explica la pozana.

El único cambio que puede llegar a generarse en la programación, pero que «a día de hoy no lo tenemos claro, es si se realizará o no el manteo popular en la plaza, porque el contacto aquí sí que es más directo», explica la organizadora.

Lo que sí podrá contemplarse después de dos años de espera será la Danza del Escarrete. Las parejas se visten con el traje típico pozano, bailan a la pata coja alrededor de las aves y los conejos con una espada en la mano derecha y la izquierda permanece en la cadera. Primero lo hacen los varones y a continuación las mujeres. «A pesar de que colaborará una pareja más que en el último año me ha costado encontrar personal dispuesto y he tirado mucho de familia», expone Quintanilla.

Polémica. Los animales simbolizan la prosperidad del hogar y el baile se realiza como una ofrenda para pedir un año próspero en la familia. El uso de conejos y gallos vivos levanta ampollas entre ciertos colectivos. La Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar de los Animales (ANPBA) ha solicitado al Ayuntamiento pozano que «en el Escarrete dejen de utilizar animales de carne y hueso, como seres que sienten y no cosas, de modo que los gallos, gallinas y conejos sean sustituidos por otros simbólicos de atrezo, de elaboración artesanal. Esto convertiría el acto en una actividad lúdica en las que los propios vecinos podrían impregnarlo con su propia creatividad», declaran.

El alcalde, José Tomás López, afirma que «a los animales se les trata con absoluta dignidad».