El alcalde de León mantiene el reto al PSOE

SPC
-

Diez asegura que «serán los asesores legales los que marquen el camino y los leoneses hasta dónde llegar», mientras que otros regidores socialistas de la Comunidad apuestan por olvidar «debates estériles»

Eduardo López Sendino conversa con el alcalde, José Antonio Diez, antes de comenzar el pleno del 27 de diciembre. - Foto: Ical

El alcalde de León, el socialista José Antonio Diez, mantiene el reto al PSOE y desoye tanto a Ferraz como a otros dirigentes de su propio partido en la Comunidad para seguir con su planteamiento de crear una autonomía para las provincias leonesa, zamorana y salmantina. Diez aseguraba este lunes que «serán los asesores legales los que marquen el camino y los leoneses cómo, a qué velocidad y hasta dónde llegar», mientras que otros alcaldes socialistas como el vallisoletano Óscar Puente apostaban por «dejar bajar el soufflé» y el burgalés Daniel de la Rosa hacía un llamamiento para olvidar «debates estériles».
Por su parte, el alcalde de León recalcó en declaraciones a Ical que «es evidente que llegaremos donde los leoneses quieren llegar y lo haremos al ritmo y con el procedimiento que ellos elijan. Son los leoneses, como siempre debieron serlo, los que marquen su ruta y su camino». El primer edil de la capital apuntó que «era más partidario de contar con los informes legales y constitucionales que nos digan cuál es la vía más idónea para que esta reclamación leonesa se tramite, pero UPL decidió utilizar esta vía que, además, no cierra ninguna otra puerta».
«Estamos viendo que el sentimiento latente de los leoneses se ha marcado ahora profundamente tras estos años de agravio, la inexorabilidad de otros cuatro años más condenados a estas políticas de la Junta y, por supuesto, el freno que supone para todo el desarrollo de León y de la Región Leonesa este proceso en el que estamos ahora inmersos de pérdida de población, de proyectos y de futuro», esgrimió antes de recordar que «en ningún momento hemos hablado de independencia ni de nada que no esté reconocido en la Constitución».
Diez considera que la moción ha puesto de manifiesto «no sólo el sentir leonés sino también el agravio de partidos que siguen insultando el sentimiento, marcando como ilegales reivindicaciones perfectamente justas y desacreditando procedimientos en el marco de la Constitución para una reivindicación de capacidad de autogestión, de control y desarrollo de recursos propios desde la perspectiva de las necesidades que tienen y las soluciones que necesitan León, Zamora y Salamanca».
Sin embargo, esta postura no cuenta con el respaldo de su partido ni a nivel nacional ni autonómico, y durante este lunes también quedó clara la posición de otros alcaldes socialistas de la Comunidad. El vallisoletano Óscar Puente consideró que la petición de la autonomía del Reino de León se debe a la «incapacidad» de los políticos leoneses a la hora de «resolver los problemas que tienen en su tierra» y para los que buscan «un culpable fuera» que sirva para justificar esa «incapacidad», algo que es «más viejo que el hilo de cobre».
También el burgalés Daniel de la Rosa se pronunció al respecto e hizo un llamamiento a los alcaldes de Castilla y León para que se olviden de «debates estériles» y les pidió que sean «responsables» con la situación que tiene cada uno en sus ciudades y «dejen trabajar al resto». Asimismo, afirmó no ser amigo de «políticas absurdas», respetando las opiniones de los distintos colectivos o partidos, pero mostrándose convencido de que este planteamiento no está «en las prioridades de prácticamente nadie».

Dos municipios más

Durante la jornada de este lunes, otros dos municipios leoneses, Santa María del Páramo, con los votos de UPL que tiene mayoría absoluta, y Cuadros se sumaron a la moción ya aprobada en Valderrey, Castrocontrigo, León, Matadeón de los Oteros, Crémenes y Cabrillanes para transmitir al órgano legislativo autonómico que la Región Leonesa tiene derecho a constituirse en autonomía. En el caso de Cuadros salió adelante con los votos de los siete concejales del equipo de gobierno de la Agrupación Independiente de Cuadros (AIC) que encabeza el ex popular Marcos Martínez, el de Podemos, el de Ciudadanos y uno de los dos del PP, dado que el segundo votó en contra.