scorecardresearch

Un paso más para acabar con el poblado del Encuentro

EP
-

La Junta financiará el 50% de las actuaciones previstas dentro del programa de realojo progresivo de las 39 familias que aún habitan en este enclave chabolista

En el poblado chabolista del Encuentro aún habitan 39 familias. - Foto: Jesús J. Matías

La Junta de Castilla y León ha materializado este martes su compromiso para la erradicación del poblado chabolista de El Encuentro a través de un convenio de colaboración con el Ayuntamiento. Los encargados de firmar el documento, a través de una comparecencia online, han sido el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, y el alcalde de Burgos, el socialista Daniel de la Rosa.

El objetivo de este acuerdo es erradicar el chabolismo en los accesos al polígono industrial de Villalonquéjar y, a su vez, ofrecer una vivienda alternativa y en condiciones dignas a quienes allí residen. Tal y como se había avanzado, la Junta aportará 1,6 millones de euros a través de este convenio, el equivalente al 50 por ciento de las actuaciones previstas dentro del programa de realojo progresivo de las 39 familias, con un total de 138 personas, que habitan en el enclave.

A través del convenio, el Ayuntamiento se compromete aportar los mismos fondos que el Ejecutivo autonómico para el objetivo previsto y a desarrollar el programa de realojo progresivo a lo largo de los próximos años.

Con el fin de dar cumplimiento a este convenio, efectuar el grado de cumplimiento y resolver temas puntuales, se constituirá una comisión de seguimiento integrada por representantes de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y del Ayuntamiento de Burgos.

El poblado chabolista de El Encuentro está compuesto en la actualidad por 25 casas prefabricadas y algunas construcciones aledañas, se encuentra situado en la zona norte del municipio de Burgos, a la altura del cementerio municipal San José, en la antigua carretera de Quintanadueñas.

El compromiso de la Junta con la erradicación de este enclave burgalés forma parte de las actuaciones que la Consejería de Fomento y Medio Ambiente desarrolla desde hace dos décadas en esta misma dirección y que sirvieron, también en Burgos, para acabar con el poblado de 'Bakimet'.