Otro funeral en la N-I

R. Travesi / Burgos
-
El suegro de la última víctima mortal en la Nacional I, Nerea Blázquez, clavó una cruz de madera en la cuneta, junto al lugar del accidente. - Foto: DB/Luis López Araico

La Plataforma de Vecinos Afectados por la Nacional, que corta con autorización la carretera diez minutos, exige la liberalización de la autopista como «solución inmediata» para reducir el tráfico de camiones


Algunos restos del vehículo de Nerea Blázquez, que falleció el lunes en accidente de tráfico en la Nacional I, aún permanecen junto a la cuneta, mientras que el otro lado de la carretera luce una cruz de madera en el punto kilométrico 251, en señal de recuerdo por la última víctima que se ha cobrado esta vía. La cruz fue clavada ayer por el que fuera su suegro, José Enrique González, que quiso mostrar la rabia y la indignación de una familia rota por la muerte de la joven de 29 y vecina de Gamonal, tras chocar su coche contra un camión. Pero también impotencia porque el accidente tuvo lugar en la N-I, que se ha llevado la vida de cinco conductores en lo que lleva de año. Y, en concreto, en un tramo que está pendiente de reformar desde 2005.
Fue la escenificación de la Plataforma de Vecinos Afectados por la N-I que ayer, sobre la una de la tarde, cortó durante diez minutos la carretera. Unas 70 personas, ataviadas con ropas negras y velos en señal de duelo que desafiaron el frío, portaron unas cruces durante 200 metros en el término municipal de Rubena para recordar a las autoridades la necesidad urgente de liberalizar la autopista de peaje AP-1. La colocación de cruces continuará porque el objetivo del colectivo es situarlas en los lugares, entre Burgos y Miranda, donde haya habido algún fallecido, en los últimos 10 años.
El portavoz del colectivo vecinal, Rafael Solaguren, aseguró que las obras de asfaltado y mejora para eliminar los peligrosos cruces a nivel y los accesos a la Nacional no van a suponer una disminución de la intensidad de tráfico. Recordó que la subida del peaje de la autopista y el incremento del IVA han provocado un descenso de la circulación en la AP-1, que se ha derivado a la Nacional I. «Levantar las barreras de la autopista, colocar un peaje simbólico u obligar a que los camiones circulen por ella son las soluciones más inmediata y más sencilla. Luego, ya habrá reuniones del Ministerio con la concesionaria para determinar la compensación», precisó.
Un tráfico, sobre todo, de vehículos pesados y que pudo comprobarse ayer en los 10 minutos de corte de la carretera por la plataforma. Más de 30 camiones llegaron a pasar en dirección Burgos, una vez reanudada la marcha. Al no ser un día laborable, baja el tráfico de turismos pero se mantiene el de camiones, sobre todo de portugueses que regresan a su país el fin de semana. El portavoz de la asociación manifestó que, al igual que ocurrió en el accidente de Nerea el lunes, casi siempre hay un camión implicado. «Aquí, si cometes un error, estás muerto, pero en otras carreteras no es así», matizó.
Solaguren quiso hacer hincapié en la señalización horizontal, precisamente en el tramo del último accidente con víctima mortal. Cree que el pintado de las líneas tuvo lugar mientras se aplicaba la última capa de asfalto, por lo que el alquitrán ha difuminado la intensidad del blanco. Afirmó que ya dieron aviso a la Demarcación de Carreteras para corregir esta situación y que la pintura resalte más, especialmente por la noche.
También, solicitó revisar la senalización vertical, como el cruce de Las Canteras en pleno cambio de rasante, para colocar una línea continua o un aviso de reducción de la velocidad. «Si pequeños detalles como estos no se solucionan, de qué me valen las grandes estructuras», matizó. De ahí que calificara la situación de «absurdo» y sentenció que lo que el Gobierno hace con esta carretera es una «sinrazón».

«jugarse la vida cada día». Rafael Solaguren apuntó, micrófono en mano, que él, al igual que otros vecinos de poblaciones del entorno de la N-I, «se juega la vida cada día» en esta carretera. Por ejemplo, lleva a su hija al colegio cada mañana por esta carretera porque, entre otras cosas, no tiene opción de utilizar la autopista. Pero también reclamó el interés nacional para este corredor, porque son muchos los usuarios de la Nacional. De momento, anunció que la revista Interviu se ha comprometido para elaborar un reportaje sobre la carretera, con la presencia de un redactor la próxima semana.
No es la primera vez que los miembros de la plataforma convocan una manifestación de protesta. La anterior tuvo lugar en septiembre después de los tres fallecidos registrados en agosto. Aunque a diferencia de esa ocasión, en que la Subdelegación no concedió el permiso para el corte de la vía por coincidir con la Operación Retorno del verano, ayer tuvo el visto bueno.
La concentración-funeral, que contó con sonido de campanas que llamaban ‘a muerto’ y ruido que producen los accidentes de tráfico, movilizó a cinco patrullas de la Guardia Civil de Tráfico, con el capitán jefe Juan José Medel al mando. En todo momento, reinó la colaboración con los organizadores de la iniciativa.