Biden ya saborea la victoria

Agencias
-

El exvicepresidente se impone en otros tres estados y se queda a un paso de conseguir los delegados suficientes para lograr la nominación, mientras Sanders sopesa el abandono

Biden ya saborea la victoria - Foto: BRENDAN MCDERMID

Joe Biden continúa avanzando con paso firme hacia la nominación del Partido Demócrata para las presidenciales del próximo 3 de noviembre. Las primarias que se celebraron ayer en Florida, Illinois y Arizona -los tres únicos estados que no cancelaron la cita por el coronavirus- se saldaron con un contundente triunfo en cada uno de los territorios del exvicepresidente, que sigue sumando delegados y cada vez se encuentra más cerca de conseguir los 1.991 necesarios para convertirse en el candidato en las elecciones. Enfrente estará Donald Trump, quien ayer ya se hizo con una mayoría absoluta de los representantes republicanos.
Biden cada vez está más cerca de su objetivo. Con sus importantes victorias, sumó al menos 249 de los 441 delegados que estaban en juego en esos tres territorios, elevando los apoyos a 1.147. Su rival, Bernie Sanders, acumula 861, una cifra que le hace ya pensar en abandonar la batalla.
El que fuera número dos de Obama, aprovechando la debilidad de su contrincante, apeló a los votantes jóvenes, que están volcados en Sanders y cuyo apoyo será vital para derrotar a Trump. 
«Sanders y yo podemos diferir en la táctica, pero compartimos una visión común», subrayó, citando las causas que abandera el senador izquierdista como la salud, la desigualdad o el cambio climático. «Sanders y sus seguidores han aportado una notable pasión y tenacidad a todos estos temas. Juntos, han cambiado la conversación fundamental en este país», agregó.
«Así que déjenme decirles, especialmente a los jóvenes votantes inspirados por el senador Sanders: Los oigo. Sé lo que está en juego. Sé lo que tenemos que hacer», aseguró.
Además de en Florida, Arizona e Illinois, en Ohio también estaban previstas ayer las primarias, pero su gobernador, Mike DeWine, las suspendió en un día antes, decretando una emergencia sanitaria por el coronavirus. «No podemos decirle a la gente que se quede en casa por su propio interés y al mismo tiempo decirle a la gente que vote», subrayó sobre la cita electoral, que quedó aplazada a junio.
Es difícil calcular el efecto adverso que haya podido tener el coronavirus en la participación: mientras en Florida fue algo superior que en las anteriores primarias de 2016, en Illinois se hundió. En Arizona, por su lado, creció mucho el voto anticipado, que fue el mayoritario.
Dónde sí es tangible el efecto del Covid-19 es en el futuro de la contienda, dado que, además de Ohio, Georgia, Luisiana, Maryland, Kentucky y Puerto Rico también han aplazado sus primarias.
De aquí hasta el 28 de abril solo siguen en agenda Alaska, Hawai, Wyoming y Wisconsin, que entre todas reparten apenas 137 delegados. Asumiendo que no se aplacen también, ningún candidato podrá declararse ganador hasta al menos finales de mayo.
Sin embargo, Biden lo puede lograr antes, en caso de que Sanders deje la carrera. De hecho, tras su fracaso de ayer, anunció que analizará la situación y mantendrá «conversaciones» con sus simpatizantes «para evaluar su campaña», dejando así en el aire su futuro.
republicanos. Quien no tendrá que esperar es Trump, quien en las primarias republicanas se aseguró el mínimo de delegados (1.276) para convertirse en el candidato de su partido en las elecciones de noviembre.
Trump, que no contaba con ningún rival fuerte, ganó todos los representantes en juego hasta la fecha, excepto uno, que se llevó el exgobernador de Massachusetts Bill Weld en los caucus de Iowa.
«El Partido Republicano está más unido y con más energía que nunca y es por el liderazgo de Trump», celebró el jefe de la campaña del presidente, Brad Parscale.