Los tambores retumban en Silos

ICAL
-
Cientos de personas acudieron a la localidad. - Foto: F2Estudio

El embajador plenipotenciario de la Federación de Rusia en el Reino de España es el encargado de dar el pregón de la Fiesta de los Jefes

La localidad de Santo Domingo de Silos celebró hoy la vigésima edición de su tradicional Fiesta de los Jefes, un evento que recuerda cómo la villa se liberó del yugo musulmán. El embajador Plenipotenciario de la Federación de Rusia en el Reino de España, Yuri P. Korchagin, fue el encargado de dar el pregón este año.

Esta nueva edición, la fortuna de interpretar al Capitán recayó sobre Blas Saiz Alameda, el Cuchuillón fue Juan Miguel Cámara, el Abanderado lo representó José Palomero y por último, Vidal Martínez dio vida al tamborilero.

Decenas de personas se congregaron hoy en la calle Cuatro Cantones esperando ver el tradicional ritual de Las Crestas, donde Los Jefes y jinetes intentar coger los objetos colocados en una cuerda, como puede ser la cabeza de una gallina o chorizos y morcillas.

Poco después de las 17.20 se dio comienzo a esta tradicional actividad, festejada por vecinos de la zona y turistas venidos de todas partes de España, atraídos por la tradición de esta festividad.

Es el caso de Nuria Izquierdo, residente en Madrid, que quiso acercarse este fin de semana a presenciar esta fiesta, y señaló con respecto a ella que  “las fiestas donde los animales sufren no deberían mantenerse”, aunque sí que está a favor de que se mantengan las tradiciones en los pueblos.

Por otro lado, un vecino de Santander, Fernando García, que se acercó al pueblo de Silos con el objetivo de conocer un poco más acerca de esta tradicional celebración, afirmó que considera que este tipo de eventos deberían mantenerse por la importancia que tienen, “es interesante”, señaló.

Un vecino de Santo Domingo de Silos, Justo Puente, explicó que esta festividad “supone un reencuentro muy importante porque se recuperó ya hace veinte años y nos costó recuperarlo mucho tiempo y muchas vueltas”, dijo. Además, destacó la importancia de esta fiesta para el turismo debido a que “la gente está muy introducido en ella”. La Fiesta de los Jefes está considerada de Interés Turístico Regional, por lo que atrae la curiosidad de muchos turistas cada año.

Posteriormente, tuvo lugar la tradicional Carrera de San Antón, donde los jinetes a lomos de sus caballos compiten por llegar primeros a la meta, corriendo por un tramo corto pero complicado.

LEYENDA Y TRADICIÓN

La Fiesta de los Jefes es una de las tradiciones que los vecinos de Santo Domingo de Silos han recuperado en el tiempo, después de que dejase de celebrarse durante 35 años. La leyenda cuenta que un ejército musulmán sitió la villa burgalesa y, ante la desigualdad de las fuerzas encontradas, un vecino del pueblo planeó simular un incendio y con él la destrucción de todos los bienes que hubiera en el pueblo. De esta manera el enemigo daría por inútil cualquier intento de asalto. 

Lejos de rendirse ante el enemigo árabe, colocaron ramas de brezo por todas las esquinas del pueblo a las que prendieron fuego, cargaron a los niños y mujeres con cencerros y les soltaron por el pueblo. De este modo, la premeditación cristina dio paso a la confusión mediante cencerros, de tal manera que la población pareció estar llena de defensores.

Para reforzar el plan liberaron el ganado y los tambores no dejaron de sonar en toda la noche. Los moros, ante el dramático espectáculo, no se atrevieron a entrar y se alejaron de la localidad. Desde entonces, el recuerdo está presente entre todos los vecinos y año tras año el Capitán, el Cuchillón, el Abanderado y el Tamborilero salen a la calle para que las nuevas generaciones sean partícipes de esta hazaña.

Los tambores retumban en Silos
Los tambores retumban en Silos