El Gobierno desoyó a la OMS y no adquirió material sanitario

Agencias
-

La oposición echa en cara a Moncloa que hacer caso omiso de la alerta de desabastecimiento ahora tiene como consecuencia "menor protección y mayor contagio y debilidad del sistema"

El Gobierno desoyó a la OMS y no adquirió material sanitario - Foto: FLAVIO LO SCALZO

A nadie le extraña a estas alturas de la crisis del coronavirus y tras ver lo que ocurría en China y luego, más de cerca, en Italia, que era una posibilidad más que factible que el virus llegara a España y causara los mismo estragos que estaba haciendo en otros lugares. Los expertos internacionales así lo vieron y tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la Unión Europea avisaron al Gobierno para que hiciera acopio de material sanitario durante las primeras semanas de la expansión del coronavirus. A pesar de que La Moncloa asevera ahora que tomó nota de tales consejos y los introdujo en uno de sus informes sobre la epidemia, el Ejecutivo no vio necesario hacer compras adicionales  de manera preventiva de material para «garantizar que los trabajadores sanitarios estén protegidos», como aconsejaba el organismo multilateral en un informe fechado el pasado 3 de febrero.
Tras conocer esta noticia, la oposición cargó contra el Gobierno de coalición, a quien le hizo ver que aquellas malas decisiones ahora tienen «consecuencias directas: menor protección, mayor contagio y mayor debilidad del sistema».
Así se expresó la portavoz del PP en la Comisión de Sanidad del Congreso, Cuca Gamarra, que lamentó que el equipo de Pedro Sánchez vaya «por detrás del virus» y «llegue tarde» a las medidas que recomienda la Organización Mundial de la Salud. «Si se hubieran anticipado, hubiéramos ralentizado los contagios», indicó la popular, que opinó que las primeras acciones deberían haberse tomado a finales de febrero principios de marzo. Al respecto, Gamarra reclamó al ministro del ramo, Salvador Illa, que adelante las intenciones del Ejecutivo ahora que, según indicó el socialista, España se encuentra en situación de ralentización. «No se puede estar improvisando, los españoles tienen derecho a saber la verdad», apuntó. Una manera más de hacer ver al Ejecutivo el enfado en el seno de la oposición, que acusa a los de Sánchez de tomar las decisiones de manera unilateral. De hecho, ayer mismo, el presidente del PP, Pablo Casado, reconoció que llevaba 11 días sin hablar con Sánchez.


Sin precedentes

El ministro Illa salió al paso de estas críticas apuntando que el Ejecutivo está centrado en «salvar vidas humanas» y también reivindicó que las medidas puestas en marcha «sinceramente están funcionando», tendiendo la mano al resto de fuerzas políticas para trabajar en la solución a la crisis sanitaria, económica y social.
Respondió, asimismo, que el Gobierno ha seguido «en todo momento» las indicaciones tanto de la OMS, como de la UE. Incluso, aseguró que en las medidas de confinamiento, España se ha adelantado a las recomendaciones de estas dos instituciones.
En concreto, no se quiso referir al tema del acopio de material sanitario y se limitó a aseverar que el país fue de los primeros en decidir, por ejemplo, la suspensión de la clases en todo el país.