scorecardresearch

Contra la alcaldesa de Revillarruz tras tres días sin agua

I.P.
-

La avería en la bomba extractora ha dejado a Las Tenadas 'seca'. Pese a que la Diputación de Burgos llevó 68.000 litros, un fallo del sistema impedía que llegara a todas las viviendas. Ayer por la tarde quedó subsanado

Silvia -en la foto- y su marido José Ramón han instalado un bidón de 1.000 litros en su furgoneta para que los vecinos llenen sus cubos para los váteres. - Foto: Valdivielso

A los vecinos de la urbanización Las Tenadas, perteneciente al Ayuntamiento de Revillarruz, no les valen las disculpas de la alcaldesa, Beatriz Martí, ni que les pida paciencia, ni que asegure que desde el primer momento ha hecho todo los posible por resolver el problema. Casi tres días sin agua, sin poder ducharse, poner lavadoras y tener que estar comprando garrafas y garrafas de agua potable para cocinar y demás usos han acabado con su paciencia, esa que la regidora les ruega, y han alzado su voz. 

Las Tenadas cuenta con unas 112 viviendas adosadas, lo que viene a rondar los 330 vecinos, que en su mayoría dicen sentirse abandonados por el Ayuntamiento. Además, lo que pasó el lunes, al fallar la bomba extractora y dejarles sin agua, se lo veían venir desde este pasado verano, cuando ya se registraron problemas en el sistema. Según algunos residentes no se resolvió bien, de ahí la nueva avería que les cortó el suministro desde el mediodía del lunes hasta ayer por la tarde, cuando finalmente se cambió la bomba por otra nueva y los grifos de toda la urbanización, la zona alta y la baja, volvieron a funcionar a última hora para alivio de todas las familias que estos tres días han hecho malabarismos para llevar una vida normal. 

El motivo de la tardanza, dicen desde la empresa, está en que se desconocía el modelo de la bomba y hasta no acceder a ella no se ha podido realizar el pedido y sustituirla por una nueva. Juan Antonio Bartomeu, vocal de la junta vecinal de Humienta y vecino de Las Tenadas, cree que ha habido falta de previsión y que el Consistorio tenía que contar con una de repuesto tras las averías de meses atrás (...).

(Más información, en la edición impresa de Diario de Burgos de este jueves o aquí