La Guardia Civil se quita el sombrero

I.L.H. / Burgos
-
El tricornio en su origen no fue una prenda de cabeza, sino una funda de hule para el sombrero de servicio. - Foto: Jesús J. Matías

Capitanía reúne 165 prendas de cabeza, la mayoría originales, usadas por la Benemérita a lo largo de su historia • Emblemas y manufacturas resumen las realidades políticas y económicas

Si hay que vestir a la Guardia Civil empecemos por la cabeza. En el Palacio de Capitanía hay reunidos 165 prendas, la mayoría originales, utilizadas por la Benemérita desde que se creó el cuerpo a mediados del siglo XIX:del tricornio -que en realidad en su origen no fue una prenda de cabeza, sino un forro de hule para el sombrero de servicio- hasta el casco de piloto de última generación. La muestra Tres siglos entre nosotros recorre, a través de la historia de la Guardia Civil, los cambios políticos y económicos del país desde 1844. «Es un reflejo de la época y de la historia de España: cuando se hacían a mano, con piezas totalmente diferente unas a otras, o con los emblemas y las manufacturas, que indican la evolución del país», apunta el brigada Matías Sotillo, que ha hecho de comisario de la exposición y aporta piezas de su colección particular.
El uniforme de la Guardia Civil, como el propio cuerpo, ha ido adaptándose a los tiempos. Un reglamento de finales del siglo XIX, por ejemplo, recomendaba que las prendas remendadas fueses utilizadas en los servicios nocturnos, dejando patente la austeridad de la época. Esos documentos también indicaban cuál era el procedimiento para adquirir un traje verde: al incorporarse al cuerpo un varón -entonces no había mujeres- se le entregaba un uniforme completo que debía ir pagando poco a poco. Si fallecía antes de concluir con los plazos, la familia tenía que devolverlo; en caso contrario podía ser enterrado con él.
Pero la exposición hace hincapié básicamente en lo quitarse el sombrero. En la primera planta del edificio de Capitanía hay tricornios fabricados en la República Popular China, gorros de cuarteleros, chambergos, siroqueras de camuflaje, quepis de teniente, ros de oficiales de Carabineros de la II República, teresianas de los campamentos móviles de Guinea Ecuatorial y de la policía territorial del Sáhara, boinas de las misiones de la ONU, sombreros de gala, tricornios de la época alfonsina...
Las dos piezas más interesantes son dos tricornios de los años 20 y 30, en realidad dos fundas de hule para conservar esos sombreros. «Para nosotros es interesante por lo que representa como emblema de la Guardia Civil, y porque es una prenda manufactura prácticamente artesanal», añade el brigada Sotillo.
La exposición, organizada para que coincida con la patrona del cuerpo, la Virgen del Pilar, estará hasta el 15 de octubre: de lunes a viernes, de 18 a 21 h.;sábados, domingos y festivos, de 12 a 14 y de 18 a 21; el día 12, de 18 a 21 horas.