Denuncian la tardanza en resolver las ayudas al comercio

L.M.
-

Los sindicatos exigen la resolución de estas subvenciones municipales para tratar de reactivar la economía de los pequeños autónomos de la capital

La hostelería es uno de los sectores más castigados por el cierre durante la pandemia. - Foto: Valdivielso

Los secretarios provinciales de UGT y CCOO, Pablo Dionisio Fraile y Ángel Citores, urgen al Ayuntamiento para que resuelva «cuanto antes» todas las ayudas concretadas a raíz de la pandemia de la COVID-19 destinadas tanto al pequeño comercio como a los autónomos. «Necesitan el dinero en tiempo real y no meses después. Es importantísimo porque permitirá detener la destrucción de muchos puestos de trabajo y negocios», indicó Fraile. Tanto él como su homólogo ya trasladaron esta reivindicación en el Pleno del Consejo Social de la ciudad celebrada esta misma semana, pero este jueves volvieron a incidir en la idea. Bonificaciones la alquiler de locales o a personas que se han quedado en el paro son, a juicio de los dos sindicatos, «vitales» para el devenir a corto plazo de la economía burgalesa. «Cuanto antes se salga de ese impás y la gente lo cobre mucho mejor», admitió Citores.

Con respecto a los presupuestos municipales para 2020, que los representantes sindicales conocieron de primera mano en el evento celebrado en la Casa de Cultura de Gamonal, ambos renegaron del documento pactado por PSOE y Cs, con el apoyo de Podemos. «Sin comentarios. Nos parece difícil opinar sobre algo que no nos gusta nada», indicaron. El representante de CCOO se preguntó sobre hasta qué punto las cuentas presentadas «van a ser reales» dada la incidencia de la pandemia, especialmente en el capítulo referido a los ingresos, ya que muchas tasas se han congelado para echar un cable a los burgaleses con una economía más frágil. «¿Cómo vamos a salir de todo esto? Prever gastos es relativamente sencillo, lo más difícil es ejecutarles», afirmó Citores.

También se refirieron los secretarios provinciales a la tramitación y gestión de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que se han gestionado en Burgos. Según los datos aportados por estos sindicatos, en la provincia se anotan 5.628 requerimientos que afectan a más de 26.000 trabajadores burgaleses. «Ojalá hubiéramos aplicado esta misma herramienta en la crisis de 2008. Nos habríamos ahorrado muchos despidos», lamentaron, al tiempo que exigieron a la Junta que «respete lo acordado» y no recorte en la partida para pagar parte del cobro que se ha de transferir a los afectados.