Decepción entre los 62 empleados de CaixaBank fuera del ERE

J.D.M.
-

89 voluntarios solicitaron salir en Burgos, pero la entidad no permite más bajas que las 27 acordadas inicialmente. El cupo se amplía considerablemente en Tarragona, Cádiz y Alicante

Decepción entre los 62 empleados de CaixaBank fuera del ERE - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

«Decepcionados, desilusionados». Así se sentían ayer muchos de los 62 empleados de CaixaBank en Burgos que se han quedado finalmente fuera del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) acometido por la entidad en el marco de su Plan Estratégico 2019-2021. Representantes sindicales reconocían el malestar de los compañeros que solicitaron salir voluntariamente pero finalmente deberán continuar trabajando después de que la compañía repartiera este miércoles las 133 vacantes que faltaban por asignar entre una veintena de provincias, aunque la mayoría fueron a parar a Tarragona (30), Cádiz (26), Alicante (25) y Granada (15).
Tras meses negociando las condiciones del ERE, los sindicatos (salvo CCOO) y la dirección de CaixaBank acordaron el día 8 de mayo un máximo de 2.023 salidas voluntarias en toda España. Hasta el pasado martes, 11 de junio, estuvo abierto el plazo de solicitudes y en Burgos se contabilizaron 89 voluntarios, más del triple del cupo de bajas para la provincia, fijado en 27.
En todo el territorio nacional, 2.971 trabajadores de CaixaBank solicitaron adherirse al ERE, pero los cupos provinciales solo permitieron a la entidad aceptar, inicialmente, a 1.890. En la Dirección Territorial de Castilla y León y Asturias no se completó el cupo en Ávila, León, Palencia, Segovia, Soria ni tampoco en el Principado, por lo que los empleados de esta zona albergaron esperanzas de que bastantes vacantes fueran a parar a este territorio, pero tan solo dos han ido para Valladolid.
De las 27 bajas (hubo una renuncia cubierta con el siguiente de la lista de solicitantes, ordenados por fecha de nacimiento), todas son de empleados de 1963 o antes (56 años o más), que saldrán de la entidad el 31 de julio y lo harán con una indemnización bruta equivalente al 57% del salario regulador, hasta los 63 años, que pueden percibir en un único pago o de manera fraccionada. En este segundo caso recibirían 23.000 euros más. La asignación de las vacantes, según fuentes de UGT, se ha hecho intentando reducir al máximo el número de movilidades.