Psicólogos rechazan la versión de los acusados de violación

Agencias
-

El guardia civil que trabajaba en Aranda de Duero en el momento de los hechos y los otros dos jóvenes involucrados en el caso ocurrido en Collado Villalba sostenían que lo sucedido fue a propuesta de la chica de 18 años

Los acusados sostuvieron ayer que los hechos ocurridos en 2015 fueron a propuesta de la joven. - Foto: Europa Press

Una psicóloga del Centro de Atención Integral a Mujeres Víctimas de Violencia Sexual (CIMASCAM) ha rechazado hoy la versión que sostuvo ayer el guardia civil que trabajó en Aranda de Duero y los otros dos acusados de una supuesta violación en grupo a una chica de 18 años en Collado Villalba en 2015, según la cual lo que sucedió fue a propuesta de la joven.
La profesional del CIMASCAM, centro que atiende a víctimas de violencia sexual que han pasado una fase de valoración para determinar su estado, ha asegurado que la chica, a la que atendió, sufrió un cuadro de estrés postraumático derivado de la agresión sexual que denunció, y necesitó más de quince sesiones terapéuticas para obtener el alta médica.
Así lo corroboran los informes psicológicos que se han presentado en la segunda sesión del juicio celebrado en la Audiencia de Madrid contra Ricardo A.M, Miguel Ángel C.O y Martín A.F, en la que también ha declarado la víctima de la supuesta agresión, pero a puerta cerrada y solamente delante del Tribunal.
Los psicólogos, que han declarado como peritos, se han mostrado de acuerdo en descartar tanto la simulación de los síntomas de ansiedad y estrés como la posible obtención de unas "ganancias secundarias" por parte de la joven.
No obstante, se ha presentado también un contrainforme pedido por la defensa de los acusados en el que se señala que los hechos fueron denunciados cuatro meses después de que supuestamente sucedieran, lo que podría haber provocado una distorsión en el recuerdo de la victima y podría haber "sesgado" el diagnóstico.
Hoy ha declarado también en calidad de testigo el primo hermano de Ricardo A.M y amigo de los otros dos acusados, uno de ellos guardia civil y el otro militar.
El testigo ha corroborado la versión que sostuvieron sus amigos en la sesión del juicio de ayer, según la cual la chica "llevó la iniciativa" de lo que sucedió, aunque primero ha asegurado que no habló con ella la noche de los hechos pero tras confundirse y recibir una llamada de atención de la presidenta de la sala, ha reconocido que sí la llamó.
Además, ha admitido que mantenía conversaciones con los acusados a través de un grupo de Whatsapp que "se deshizo" al recibir este una citación para declarar en el juicio.
Según el testigo, los acusados le contaron lo sucedido con la víctima, lo que no le llamó la atención porque "a día de hoy cada uno es libre de hacer lo que quiera", pero se abstuvieron de hacer comentarios sobre la personalidad de la chica.