Salmerón reclama más fortaleza en las dos áreas

A.I.A.
-

El Burgos quiere cerrar el año con un triunfo en Leioa y el entrenador avisa de los peligros que entraña el bloque vasco

Salmerón, durante un entrenamiento. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso


Con la llegada del director deportivo, Michu, y la proximidad del mercado de invierno los rumores de altas y bajas se acrecientan en el entorno del Burgos. Sin embargo, la plantilla solo piensa en ganar mañana al Leioa. Si el jueves era Aitor Córdoba el que hablaba de la necesidad de cerrar el año con victoria, ayer hizo lo propio el entrenador, José María Salmerón. Todos están centrados en el importante encuentro de mañana.
Salmerón no rehuye las preguntas y asegura que se lleva tiempo trabajando en «potenciar las cualidades que no tenemos, pero lo que nos preocupa ahora es Leioa». Irá de la mano con Michu en busca de esos futbolistas que reforzarán el equipo, pero más adelante.
Para el entrenador del Burgos la semana en la plantilla ha sido buena. Han trabajado bien para «conseguir una victoria que nos va a liberar; va a romper la racha negativa y nos permitirá hacer bueno el punto logrado en la jornada anterior». La victoria es el eslogan que manejan en el vestuario de El Plantío.
Sin embargo, José María Salmerón avisa de los peligros del Leioa y de cómo debe afrontarlos su equipo. Para el técnico es fundamental que «seamos fuertes en las dos áreas». Es evidente que el Burgos está teniendo muchos problemas para encontrar el camino del gol y además sufre en exceso en cada aproximación del rival a su área. Encaja con demasiada facilidad, y ofrece muchas concesiones.
«Desde el medio campo es donde se empieza a controlar al rival y desde donde se crece. Eso es fundamental, pero también es evidente que debemos ser fuertes en las dos áreas. Además, el Leioa cuenta con rápidos laterales y con un juego directo. Habrá que estar muy atentos», exige el entrenador.
El Burgos no se encontrará en tierras vizcaínas un campo como una alfombra. Al contrario, estará muy perjudicado por las últimas lluvias y con el terreno muy blando. Además tiene unas medidas muy reducidas, lo que no le beneficia y así lo confirma el entrenador.
Sean las circunstancias que sean las que rodeen al Leioa, el Burgos solo quiere ganar; cerrar el año con una sonrisa y paliar parte del sufrimiento que están padeciendo en las últimas jornadas. «También queremos dar una alegría a la afición y empezar el año con algo positivo», concluye Salmerón.