Prevén que el 70% de la hostelería esté activa en la fase 2

B.G.R.
-

La patronal valora positivamente la respuesta de los clientes en la primera semana con las terrazas abiertas. Algunas siguen cerradas a la espera de la ampliación. Reclamará a la Junta elevar al 50% el aforo en el interior

Una meteorología más propia del verano ha marcado el buen funcionamiento de los veladores, que abrieron el pasado lunes. - Foto: Christian Castrillo

La Federación Provincial de Hostelería realiza un balance «positivo» de la primera semana de actividad con las terrazas de los establecimientos abiertas al 50% de su capacidad. La buena respuesta de los clientes, la necesidad de abrir y una meteorología propia de la época estival sustentan esta valoración, a pesar de que el número de locales funcionando que puede prestar este servicio ronde aún el 30 o 35%, porcentaje que irá se incrementando con el paso de los días y que la patronal prevé que se eleve cuando Burgos entre en la fase 2 de la desescalada, algo que la Junta solicitará para el lunes, 8 de junio.
«A partir de ese día se producirá una explosión de aperturas en el conjunto del sector, con un 60 o 70% de los locales en activo, que podría llegar al 80% el fin de semana», subraya el presidente de la entidad, Fernando de la Varga. Será entonces cuando se permitirá el  consumo  dentro  del  bar, con un aforo del 40% y que podrá  realizarse  solo  sentado    en    mesa    o    agrupaciones    de    estas    y    preferentemente con reserva previa. No se admitirá el autoservicio en barra por parte del cliente, según consta en el plan de transición del Ministerio de Sanidad.
De la Varga cree que los restaurantes intentarán compaginar el servicio en el interior con el de comida para llevar y/o a domicilio, una vía por la que ya han optado algunos empresarios y que seguirá creciendo para intentar «compensar» esa limitación de capacidad, sobre todo en los establecimientos de menor tamaño. De hecho, afirma que está funcionando «de manera grata» y apunta también a la posibilidad de «doblar turnos» de comida porque si no «se hace complejo sacar adelante el negocio». En este sentido, avanza que se solicitará a la Junta que permita al sector ampliar esa capacidad al máximo (50%) en aras a la posibilidad que ofrece el Gobierno de que las comunidades puedan modificarla.
El presidente de la patronal apela a la «coherencia y a una buena aplicación de las normas» por parte de los empresarios para controlar esa ocupación máxima, dado que en caso de no hacerlo se enfrentan a posibles multas. «El virus sigue ahí y hay que ser prudentes», remarca, al tiempo que hace referencia a que «cada uno sabe la capacidad que tiene», al igual que las pautas a seguir relativas tanto al distanciamiento entre mesas y sillas (no pueden estar pegadas) como a las labores de desinfección.

[más información en la edición impresa]