Un estudio fijará la zona derribable del Monasterio de San Salvador

M.J.F. / Oña
-

La Diputación saca a contratación, por 86.463 euros, la redacción de un informe gráfico y arqueológico que ordenará prioridades y definirá actuaciones de conservación y demolición

El conjunto arquitectónico es un bien patrimonial muy complejo que cuenta con 7 edificios diferentes. - Foto: Alberto Rodrigo

 
La Diputación Provincial de Burgos ha sacado a contratación, con un presupuesto de 86.463 euros, la redacción de un estudio arqueológico y gráfico del Monasterio de San Salvador de Oña en el que se basará la futura rehabilitación del conjunto monumental y también los posibles derribos de elementos que carezcan de valor histórico-artístico y patrimonial. El anuncio de licitación se publicó ayer en el Boletín Oficial de la Provincia y toda la documentación ya está colgada en la web oficial de la institución provincial. La apertura de las plicas se realizará el día 6 de octubre. La empresa que resulte adjudicataria deberá redactar el documento en un plazo máximo de 5 meses. 
El objetivo del estudio es frenar el deterioro que está sufriendo parte del conjunto de San Salvador desde que en 2011 se produjo el traslado de la residencia para mayores que albergaba a las nuevas dependencias construidas por la Junta de Castilla y León en el mismo terreno. El informe arqueológico y gráfico coordinará competencias, ordenará prioridades y definirá actuaciones de conservación, restauración y derribo.
Fuentes de la Diputación señalan que «lo más importante es que se establecerán las inversiones que se deben de llevar a cabo para garantizar que el Monasterio de San Salvador no se caiga». Este conjunto arquitectónico es un bien patrimonial muy complejo que cuenta con 7 edificios diferentes, cada uno de ellos propiedad de una administración distinta y con desiguales grados de protección. Mientras la iglesia abacial pertenece al Arzobispado y está declarada como Bien de Interés Cultural, el claustro principal es competencia de la Junta de Castilla y León y posee protección especial. La Diputación es titular de la mayor parte del resto de dependencias, las mismas que estuvieron durante años ocupadas por la residencia, y muchas de las que podrían ser derribadas. El objetivo final es conservar y mantener el monasterio, descartándose cualquier uso asistencial u hostelero.
Durante este año 2015, la Diputación Provincial está inyectando casi 1 millón de euros en obras de mantenimiento en tejados y fachadas del monasterio oniense. Además, en abril puso en marcha un nuevo programa mixto de formación y empleo para avanzar en la restauración de la antigua Sala de Monjes y dependencias anejas. El taller tiene una duración de seis meses y en él participan 12 trabajadores más 3 formadores. 
Las obras se localizan en una de las zonas más antiguas del monasterio, de origen románico. Estas obras dan continuidad a las ejecutadas en 2014 (primera fase de demolición y limpieza) y pretenden completarse con una tercera fase con un módulo formativo de pavimentos. El Monasterio de San Salvador entró en 2014 en una nueva etapa gracias al convenio de colaboración que suscribieron la Diputación Provincial, como propietaria del conjunto, y la Fundación Milenario de San Salvador como promotora de la conservación del patrimonio de Oña.
El acuerdo consistió en ceder el uso por 30 años de varios espacios para fines exclusivamente culturales asociados al propio cenobio. El documento contemplaba el arreglo de la sala de los monjes, parcialmente concluido, y la rehabilitación del refectorio donde se prevé crear un centro de interpretación del propio monasterio. El convenio cede las dependencias monacales  que configuraron en la época medieval el primer monasterio románico.