La pesada losa de la soledad

Agencias
-

Más de dos millones de personas mayores viven aisladas social y culturalmente, de las que cerca de un 70 por ciento son mujeres, una situación cada vez más extendida en España

La pesada losa de la soledad

"La soledad es horrible, parece una losa que tienes encima y te pesa en los hombros y te ahoga", cuenta Ramona con motivo ayer del Día Internacional de las Personas de Edad, que pone el rostro a una de las dos millones de personas mayores que viven solas en España, de las que más del 70 por ciento son mujeres.
Ella ha roto el aislamiento social involuntario en el que estaba gracias a actividades que realiza entre semana, con las que ha recuperado la relación con otras personas. "Ahora el fin de semana me tiene amargada, sola con la televisión; estoy esperando que llegue entre semana como agua de mayo", explica Ramona.
En un programa de acompañamiento a mayores de la Cruz Roja Ramona ha conocido a Jerónima, con la que, pese a vivir a dos calles de distancia, nunca había hablado. "No hay que ser cobarde, hay que salir", apunta la segunda, a la que no le falta una sonrisa a pesar de sus dificultades de autonomía y de sus problemas de soledad.
"Yo he tenido depresión y agradezco a las personas que me dieron la mano para salir del pozo, porque es muy malo, poquito a poco saldrá", le dice Ramona.
Para combatir la soledad, explica la gerontóloga Maite Pacheco, hay que comenzar reestructurando los tiempos y sustituir el actual modelo social basado en la productividad por otro de acompañamiento.
"Toda la sociedad debe actuar por cuidarse a sí misma, los mayores son una etapa de esa vida; si yo doy valor entre mis hijos a la relación que mantengo con los mayores, no les va a costar trabajo acompañar a los mayores cuando estén solos; es una cuestión de cambio social" en el que la propia ciudadanía debe identificar los valores que deben presidirla", añade la experta.
Pacheco defiende la necesidad de reflexionar sobre estas situaciones, pero enfocando el debate en "cómo debe la sociedad organizar los tiempos, cómo estructurar las relaciones con las personas o a qué da prioridad y a qué no".
"Hay un montón de iniciativas para mejorar una sociedad que debería tender a constituirse entorno a los jubilados», añade la experta, en ámbitos como "la escuela o el espacio público a través de movimientos vecinales y acciones voluntarias".
evitar la sobreorganización No todas las personas que están solas experimentan este estado y hay muchas que se sienten solas estando acompañadas. También se piensa que apuntando a los mayores a muchas actividades se solventa esa soledad, pero no siempre es así.
"Normalmente cuando se habla de jubilados se tiende a organizar muchas iniciativas, pero en un porcentaje altísimo no tiene sentido, porque aunque lo que se pretende es aminorar ese estado, ellos pueden sentirse aún más solos todavía", avisa la experta.
Para visibilizar esa soledad, ayer se puso en marcha en varias ciudades españolas las Plazas contra la Soledad, en las que se dio a conocer relatos de mayores que han plantado cara a estas situaciones.