Toque de atención policial a bares que sirven en la calle

I.E.
-

Por ahora los agentes advierten, pero multarán si reinciden en despachar cafés que no llegan a casa. Hay decenas de locales

En la calle Avellanos se produjo anteayer un incidente por la venta de consumiciones. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

La infracción habría que apuntársela a partes iguales a hosteleros y clientes, porque los unos están deseando vender tras más de dos meses de cierre total y los otros anhelan tomarse algo al solillo, lejos de las cuatro paredes de sus casas. Pero hasta el lunes, cuando ya abren las terrazas al 50% de su capacidad, eso no se puede hacer. Y, sin embargo, está sucediendo en bastantes establecimientos de la ciudad, que están abiertos para despachar bebidas y comida para llevar a casa -cosa que permite la fase 0-, pero en la práctica esos cafés, refrescos e incluso licores se están consumiendo en la vía pública.

El buen tiempo está teniendo parte de culpa pero en algún momento ha llegado a desmadrarse en alguna zona de la ciudad, como la calle Avellanos, donde anteayer intervino la Policía Local y se produjo un altercado con el propietario de uno de los establecimientos. Los agentes del Cuerpo municipal, ante la proliferación de locales que están incurriendo en esta práctica, ha ido de ‘visita’ a varios para advertirles de que solo pueden servir bebidas para que los clientes se las lleven a casa o al trabajo. Algo que no está sucediendo en muchos casos, pues algunos ciudadanos se toman su consumición en la puerta o en la barra que algunos negocios han montado fuera.

Las intervenciones de los funcionarios municipales se han quedado en meras advertencias, pero si hay bares y clientes que insisten en saltarse las normas serán multados, según afirman desde el Cuerpo de seguridad.

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)