"Sin los centros de mayores no saldríamos de casa"

Adrián del Campo
-
José, Francisco, Jesús y Máximo (de izq. a dcha.) acuden cada tarde al centro de mayores de Santa Catalina en Aranda. - Foto: A. del Campo

Los usuarios del hogar del jubilado de Santa Catalina reivindican la necesidad de este servicio y solo piden "recuperar el bar". En el Ayuntamiento niegan los rumores de cierres

Los usuarios del centro de mayores de Santa Catalina, el único espacio municipal de este tipo abierto actualmente, reivindican la utilidad de este servicio en torno al que hay una polémica abierta en Aranda. «Los centros nos ayudan a poder salir, si no existieran no saldríamos de casa», declaran en el grupo de Digna, Juana, Ciceria, Carmen, Aurora y Magdalena. Seis jubiladas que cada tarde acuden al local de Santa Catalina para jugar a las cartas y así hacer más llevadera la rutina. «Muchas vivimos solas y venir aquí nos ayuda a combatir la soledad», comentan sin levantar la mirada del tapete. Ellas afirman estar contentas con el servicio que reciben en el hogar del pensionista y regalan buenas palabras a la conserje, pero tienen una reivindicación: «Necesitamos por lo menos un bar para tomar un café, un chocolate, una manzanilla...».

El de Santa Catalina es el mayor de los tres centros de mayores municipales que existen en Aranda y está abierto de 8.00 a 21.00 horas, tiene servicios asistenciales, de comedor, peluquerías.... La polémica que ha puesto estos locales de actualidad tiene que ver con los otros dos espacios, el de San Juan y el del Polígono, cuyo cierre durante el verano ha alertado a los vecinos. Francisco, uno de los usuarios de Santa Catalina, se acerca a la mesa donde Jesús y Máximo, de 90 y 76 años respectivamente, completan sopas de letras para advertirles de algo. Francisco llega preocupado porque ha escuchado que van a cerrar los centros de mayores. Sus dos compañeros le calman reproduciendo lo dicho por el Ayuntamiento. En la Concejalía afirman que la clausura de San Juan y del Polígono será solo durante el verano y que en Santa Catalina nunca se han planteado cerrar ni reducir horarios.

Al grupo se une José y en la mesa se comenta que es verdad que «en verano viene menos gente». Aunque ellos defienden que no se limite ningún servicio. «Sin esto, estaríamos toda la tarde solos», inciden. Jesús, el más mayor de la conversación, retoma la principal reivindicación de la sala: «No tememos bar, nos tienen un poco abandonados». En la Concejalía responden que nadie se quiere hacerse cargo de la cafetería porque «se vende muy poco y a precios muy bajos: 50 céntimos el café». Francisco propone que los productos se vendan a un mayor coste porque «es mejor eso que no tener nada». José plantea que el Ayuntamiento «cumpla su palabra» y por lo menos «ponga una máquina de cápsulas».

La afluencia se reduce en verano más del 50%

En la Concejalía de Acción Social de Aranda informan de que la afluencia a los centros de mayores municipales se reduce más del 50% durante los meses de verano. Si los espacios de San Juan y del Polígono tienen normalmente sobre diez usuarios al día, en verano la cifra baja a menos de cinco. Por su parte, el centro de Santa Catalina supera los 70 asistentes en invierno pero en la época estival no suele llegar a los 20. Esta reducción de usuarios y la falta de conserjes, actualmente hay cinco en el Ayuntamiento, ha llevado, explican, al cierre veraniego de los centros de San Juan y del Polígono. En la Concejalía afirman que ambos se reabrirán el 23 y el 25 de septiembre con la contratación de cinco nuevos conserjes.