scorecardresearch

Cubo a cubo se levanta un monumento

I.L.H.
-

Tras crear con el videojuego Minecraft el MEH o la Catedral, Gabriel García y Alberto Santamarina continúan construyendo edificios señeros: de la Aljafería de Zaragoza a la iglesia de Fuenteodra

Gabriel García Rodríguez posa con la réplica virtual del monasterio de Las Huelgas.

Cubiertas hundidas y grietas en muros amenazan la iglesia de San Lorenzo Mártir de Fuenteodra. Su estado motivó a los vecinos a lanzar una campaña de micromecenazgo para impedir que el templo muriera por inacción. Mientras siguen recaudando fondos para restaurar el monumento de Las Loras, Gabriel García y Alberto Santamarina, dos jóvenes expertos en el videojuego de construcción Minecraft, la han «edificado» virtualmente por dentro y por fuera como si ya estuviese restaurada. Con esta réplica, la primera que hacen en la versión RTX  (trazado de rayos) de Minecraft en lugar de Java, dan su apoyo al patrimonio, ayudan a la asociación cultural Manapites a difundir su campaña y protegen de manera virtual aquellos bienes en ruina que podrían llegar a desaparecer.

La construcción de la iglesia de Fuenteodra es el último monumento virtual que los artistas burgalesas han edificado cubo a cubo, única posibilidad de este videojuego pensado para crear «mundos abiertos» reales o imaginarios a base de bloques cuadrados. Lo terminaron en Nochebuena y con él suman ya trece edificios singulares en la capital y otros tantos en la provincia. En esa lista esta la Catedral exterior (trabajan en el interior del templo, pero su complejidad hace que lleven varios años en ello y aún no esté terminado), el Museo de la Evolución Humana, el monasterio de las Huelgas, San Pedro de Cardeña, el solar del Cid, el Palacio de Justicia, la iglesia de Gamonal...Y en la provincia las ermitas de San Pantaleón de Losa y San Pedro de Tejada, los castillos de Olmillos y Mazuelo de Muñó o las iglesias de El Almiñé, Santibáñez Zarzaguda o La Real y San Juan de Aranda, entre otros.

Su afición por este tipo de complejas construcciones que requieren saberse manejar en el diseño gráfico, las proporciones, los planos y las perspectivas les ha hecho fijarse también en monumentos de todo el país y el resto del mundo. Las nuevas tecnologías del videojuego aportadas por la multinacional NVIDIA, especializada en el desarrollo de unidades de procesamiento gráfico, «permiten simular características como la reflectancia, la transparencia y la rugosidad, y eso hace que puedas construir reproducciones mucho más inmersivas de edificios reales», sostiene Gabriel García Rodríguez.

Tres de los monumentos construidos con esa tecnología están al alcance de los usuarios del videojuego para poderlos visitar desde casa: el palacio de la Aljafería de Zaragoza (segunda mitad del siglo XI), el palacio municipal de María Pita en La Coruña (el ayuntamiento construido a principios del siglo XX) y el teatro Lope de Vega de Sevilla, edificio neobarroco de 1929. «No hemos recibido encargos, pero es una herramienta muy potente de promoción turística, para acercar el patrimonio a los jóvenes y como modelo educativo. De hecho un profesor de Granada nos ha pedido información para usar el videojuego en sus clases de Historia y otro nos ha solicitado una réplica de Museo de las Aguas de Llobregat», concluye.