Le roban la bici a un repartidor de Glovo en el portal

P.C.P.
-

Andrés Rubio iba a realizar una entrega en el número 162 de la calle Vitoria. Cuando se cerraba la puerta, una chica le pidió que abriera

Le roban la bici a un repartidor de Glovo en el portal

Ni los repartidores de Glovo se libra de la epidemia de robos de bicicletas que asola la capital. No están seguras ni candadas, ni dentro del portal. Que se lo digan a Andrés Rubio, que en los escasos 5 minutos que dura la entrega de un pedido vio como desaparecía la suya, el jueves en Gamonal.
Según explica, acudió sobre las 23 horas al número 162 de la calle Vitoria y «para ahorrar tiempo» optó por dejar su herramienta de trabajo dentro del portal sin candar. En el momento en que iba a subir al domicilio de entrega del envío, una chica tocó el cristal y le pidió que abriera la puerta. Ella subió por las escaleras, mientras él tomaba el ascensor. «Pensé que vivía en el primero». Nada sospechoso hasta que al bajar descubrió que su bicicleta había desaparecido y los vecinos le confirmaron que en todo el edificio no había nadie con los rasgos de la mujer a la que franqueó el paso en un gesto de buena voluntad.
Así que Andrés se quedó sin herramienta de trabajo para el resto de la noche y además de volver andando hasta la otra punta de la ciudad, ha tenido que invertir 120 euros en comprar otra bici para salir del paso. «Era una bici vieja pero de las buenas. Me he llevado un disgusto, porque para mí tiene un valor sentimental», explica. Con ella le conocían como el Muelle.
Le roban la bici a un repartidor de Glovo en el portalLe roban la bici a un repartidor de Glovo en el portalAdemás, tuvo que dar las correspondientes explicaciones a la empresa, que tiene un seguro de accidentes pero no de robos, porque son autónomos. «Te llaman para saber por qué no continúas el servicio, porque hay pedidos en curso.Se creen que lo del robo es una excusa», apunta.
En su caso, los de Glovo no son sus ingresos principales, sino un complemento para llegar a fin de mes. «Soy autónomo y no hay tanto trabajo», remarca para pedir que si alguien reconoce el vehículo, dé aviso a la Policía.
El pasado 1 de agosto, dos jóvenes sustrajeron de un portal de la avenida Reyes Católicos dos bicicletas. Una mujer que les escuchó después hablar de las opciones de venta que tenían los vehículos robados llamó de inmediato a la Policía Local y contó la conversación a los agentes, que de inmediato enviaron una patrulla. Los sospechosos fueron detenidos y recuperadas las bicis, según informó el cuerpo en su cuenta de Twitter.