Briongos de Cervera busca una pareja con hijos y 300 cabras

MARTA G. CUÉLLAR
-
El alcalde, Tomás Camarero, delante del pabellón que la localidad ha comenzado a construir para ceder a la familia que se empadrone. - Foto: Miguel Ángel

La localidad cederá un pabellón de 600 metros, que ya está construyendo, a quien se instale con un rebaño de ganado

De los treinta vecinos empadronados en Briongos de Cervera tan solo doce habitan sus viviendas durante todo el año. La junta administrativa de la localidad se ha propuesto el gran objetivo de ganar población, «que es la clave de todas las políticas de desarrollo rural que han fracasado hasta el momento», manifiesta Tomás Camarero, alcalde de esta población del Arlanza, quien ya trabaja en un proyecto municipal para atraer a una familia nueva al vecindario. Se trata de construir un pabellón de 600 metros cuadrados, cuyas obras ya han comenzado, que dará cabida a unas 300 cabezas de ganado, preferiblemente cabras, y que será cedido a una pareja con hijos que quiera instalarse en este pequeño pueblo.
El pabellón está rodeado de una finca anexa de cuatro hectáreas, y para construirlo se ha estimado una inversión que ronda los 60.000 euros, una inversión que se espera sirva para que la familia que se asiente genere una economía a su alrededor que beneficie a la localidad. «Como pedanía hacemos una inversión importante, pero creemos que será rentable, hay que gastar dinero en asentar población, la España vaciada no se resuelve con palabras», asevera Camarero.
«Esta inversión supone generar una infraestructura que permita impulsar la economía y asiente población de una forma realmente seria: una familia nueva, que alquile o construya una casa, las compras que realicen en los comercios, las visitas al médico, pasar por la gasolinera… Al final se trata de crear una economía en torno a la familia que favorezca también a la economía local», manifiesta el alcalde.
La idea de la junta administrativa es ceder el pabellón a un precio simbólico, pero estableciendo una serie de condiciones para lograr los objetivos que se persiguen con esa cesión. «Queremos que venga una pareja con hijos, que tenga un rebaño de cabras, que se empadronen y vivan aquí y que saquen adelante su negocio», detalla el alcalde, quien también reseña que desde el pueblo se facilitan todas las infraestructuras, pero «el negocio tienen que traerlo ellos».
El hecho de que el pabellón esté destinado al ganado, y más en concreto a las cabras, es una decisión meditada. «Hemos decidido que el negocio sea el ganadero porque es una economía que está desapareciendo, pero que consideramos que se puede reintentar desde nuevos perfiles más jóvenes.Y las cabras porque consideramos que existe una demanda cárnica en el mercado por parte del consumidor y al mismo tiempo una tendencia al consumo de derivados lácteos de la cabra», afirma Camarero, quien recuerda que en esta zona de la provincia hay pocas explotaciones como la que buscan.
proceso largo. «Este animal es un buen ‘bombero del monte’, ya que realiza una limpieza muy necesaria ahora que los montes no tienen rebaños y ayuda a prevenir incendios», matiza Camarero, quien se muestra confiado en lograr que una familia se asiente en Briongos. «Es un proceso largo, no nos hemos puesto plazo, pero sé que lo vamos a conseguir por nuestra energía. Estamos ante un desafío al que merece la pena enfrentarse», declara el alcalde de esta localidad que se resiste a seguir perdiendo población sin intentar atraer a nuevas familias.