El cierre de las dos guarderías destruirá doce empleos

C.M. / Burgos
-
Las aulas de Río Vena cerrarán sus puertas a finales de junio cuando concluya el curso. - Foto: Patricia

Los trabajadores de los centros municipales de Río Vena y Gamonal han solicitado una entrevista con el alcalde y la concejala de Servicios Sociales para conocer su futuro

El cierre de las escuelas infantiles municipales de Río Vena y Gamonal a finales de junio no solo tendrá repercusión sobre los alumnos y sus familias, sino también sobre los profesionales que trabajan en ellas. Las primeras estimaciones cifran entre diez y doce las personas que podrían perder sus empleos.
La cifra puede variar en función de lo que pase con la gestión del nuevo centro de Gamonal Norte, que también saldrá a concurso al estar externalizada. Aunque se adjudicase a la misma empresa que se encarga también de las de la zona sur y Villalonquéjar, Arasti, el número de trabajadores sería menor que el actual porque se reducirán 66 plazas con el cierre de los dos centros y el número de profesionales está en función de la ratio de alumnos. La empresa tiene la posibilidad de prorrogar su contrato actual por un año más.
Ante esta situación, los trabajadores ha solicitado una entrevista con el alcalde, Javier Lacalle, y la concejala de Servicios Sociales, Ana Lopidana, para conocer su futuro. Sin embargo, desde el Ayuntamiento, se les ha contestado que al no existir relación contractual con ellos no son los interlocutores adecuados. «Estamos molestos porque la concejala explicó la decisión que se iba a tomar a las familias, pero no a los trabajadores. No se nos ha informado de nada directamente cuando también  somos afectados», apuntó la directora de la escuela infantil Río Vena, Mª Cruz Hernández.
En la actualidad en la escuela de Río Vena trabajan 17 personas (12 profesores y el resto personas de apoyo a comedor y cocina) y en la de Gamonal, 7.

Soluciones viables

Los trabajadores muestran su total rechazo al cierre de ambas escuelas infantiles al considerar que hay «soluciones sencillas y viables» para que continúen prestando servicio. En el caso de Río Vena, considerán que no es necesario su derribo y podrían mejorarse las instalaciones con una amplia reforma. «Los principales problemas están en las cañerías, pero pueden cambiarse como las de cualquier casa», añadió.
Por lo que se refiere a la de Gamonal, consideran que estudiando la normativa vigente en materia de educación infantil (Decreto 12/2008, de 14 de febrero) no hay justificación para el cierre. «Hay soluciones que no pasan por el cierre porque se producirá una importante reducción de plazas públicas de 0 a 3 años en la ciudad».
El equipo de Gobierno municipal ha tomado la decisión de cerrar ambos centros cuando finalice el actual curso escolar. En el caso de Río Vena por las deficientes condiciones en las que se encuentra el edificio, mientras que en el de Gamonal obedece a que no se cumple normativa y a la inauguración de la nueva escuela de Gamonal Norte, a pocos metros. El Ayuntamiento ha garantizado a las familias la posibilidad de matricularse el próximo curso en el nuevo centro y hará un informe técnico sobre la de Río Vena para ver si es factible su reforma.