scorecardresearch

La UE endurece las sanciones contra Bielorrusia

Agencias
-

Los Veintisiete amplían los criterios por los que se pueden incluir en la lista de penalidades a personas o entidades que colaboren con el régimen de Lukashenko en el cruce ilegal de migrantes para poder frenar la instrumentalización de seres humanos

La UE endurece las sanciones contra Bielorrusia - Foto: BelTA

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) aprobaron este lunes un nuevo marco legal para impulsar la quinta ronda de sanciones contra Bielorrusia por el papel del régimen de Alexandr Lukashenko a la hora de "instrumentalizar" a migrantes en la frontera europea, en lo que Bruselas considera y define como "ataque híbrido".

El Consejo, que representa a los Estados miembros, aseguró en un comunicado que la UE ahora podrá sancionar a "individuos y entidades que organizan o contribuyen a actividades del régimen de Lukashenko que facilitan el cruce ilegal de las fronteras exteriores de la UE".

El Consejo enmendó hoy su régimen de sanciones "a la vista de la situación en las fronteras de la UE con Bielorrusia, para poder responder a la instrumentalización de seres humanos llevada a cabo por el régimen bielorruso con fines políticos".

La modificación amplía los criterios por los que se pueden incluir personas o entidades en la lista de sanciones.

"La decisión de hoy refleja la determinación de la Unión Europea de hacer frente a la instrumentalización de los migrantes con fines políticos. Estamos rechazando esta práctica inhumana e ilegal. Al mismo tiempo, seguimos subrayando la inaceptable represión por parte del régimen contra su propia población en el país, y responderemos en consecuencia", declaró el alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

Tras las últimas elecciones presidenciales en Bielorrusia, en las que volvió a imponerse Alexandr Lukashenko y que la UE tachó de fraude, el bloque comunitario impuso diferentes sanciones a quienes estaban obstaculizando la vuelta al orden institucional o que hubieran participado en la represión de las protestas ciudadanas.

Hasta ahora, la UE ha impuesto sanciones a 166 individuos y 15 entidades relacionadas con la crisis bielorrusa, incluido el presidente, Alexandr Lukashenko, y su hijo y asesor de Seguridad Nacional, Viktor Lukashenko.

Las sanciones, hasta el momento, habían consistido en prohibiciones de viajar a territorio comunitario y la congelación de los activos que tengan en la UE.

Además, en junio los países de la Unión Europea acordaron prohibir que las compañías aéreas bielorrusas y sus aviones sobrevuelen el espacio aéreo de los Estados comunitarios, así como impedir que los vuelos operados por ellas accedieran a sus aeropuertos.

Ante las acciones del régimen bielorruso, que promueve vuelos desde Oriente Medio a Minsk para después llevar a los pasajeros hasta las fronteras de Bielorrusia con Lituania, Polonia o Letonia, la UE ha decidido hoy dar un paso más.

En la cumbre de octubre, los líderes de la UE ya dijeron que no aceptarían "intentos de terceros países de instrumentalizar migrantes con fines políticos" y condenaron "todos los ataques híbridos en las fronteras de la UE". También aseguraron que responderían "de manera acorde".

Este lunes, el ministro lituano de Exteriores, Gabrielius Landsbergis, fue más allá y pidió hacer del aeropuerto de Minsk una "zona de exclusión aérea".

"Al menos por el momento tenemos que asegurarnos de que ningún avión que pudiera potencialmente traer a personas con la intención de migrar, de cruzar la frontera ilegalmente, pueda aterrizar en Minsk o en ningún aeropuerto bielorruso. Es crucial hacer eso", recalcó.

Igualmente, consideró "crucial" ver cómo proporcionar un "paso seguro" a las personas que ya están en Bielorrusia para que puedan volver a sus casas, para lo que instó a colaborar con instituciones internacionales como las Naciones Unidas.

"Si conseguimos dar seguridad a esos pases seguros, el Gobierno lituano estará dispuesto a asistir con apoyo técnico para que esas personas puedan regresar", avanzó.

 

Bielorrusia dice haber tomado medidas para reducir el flujo migratorio

Por su parte, el portavoz del Ministerio de Exteriores de Bielorrusia, Anatoli Glaz, ha asegurado este lunes que el Gobierno está tomando medidas para reducir el flujo migratorio desde el país hacia las fronteras de la Unión Europea.

"Recrudecimos las reglas de visado para los ciudadanos de determinados países, implantamos controles migratorios adicionales para la entrada en el país y ampliamos la inspección de la actividad de las compañías turísticas, retirando licencias a decenas de ellas", ha aseverado.

Asimismo, ha recordado que la compañía aérea bielorrusa Belavia "jamás se ha dedicado ni se dedicará a transportar a inmigrantes indocumentados de los países de Oriente Próximo o africanos", algo que, ha especificado, es "fácil verificar".

"Nuestra compañía de aviación es transparente y en cualquier momento podría presentar la respectiva documentación e información fáctica, si la solicitan. Vengan, vean y chequeen", ha insistido antes de añadir que las acusaciones vertidas por Occidente "son completamente absurdas".

"Las acusaciones de que Bielorrusia usa a los inmigrantes como un instrumento son infundadas, inconsistentes y reñidas con el sentido común. No permitiremos que nos hagan tales acusaciones", ha subrayado.

Por su parte, el presidente ruso, Vladimir Putin, ha abogado por ayudar a resolver la situación migratoria en el país vecino y ha pedido a los críticos que "se metan en sus propios asuntos".

"Estamos preparados para hacer todo lo que esté en nuestra mano para ayudar a resolver la situación si es que hay algo que podamos hacer", ha manifestado el mandatario en declaraciones a la cadena de televisión Rossiya 1.

Además, ha reiterado que las acusaciones de participación en la crisis migratoria contra Rusia "apuntan al deseo de alguien de desviar responsabilidades de los acontecimientos actuales".

"¿Qué tiene que ver nuestra aerolínea Aeroflot con esto? ¿Alguien tomó un vuelo de Aeroflot? No sé nada al respecto, pero algunas personas seguramente podrían haber tomado un vuelo y viajado a través de terceros países. ¿Qué tenemos que ver con eso?", ha recalcado.

Para Putin, los países occidentales buscan "evitar la responsabilidad por una crisis migratoria en la frontera entre Bielorrusia y la Unión Europea". "Ya dije que no tenemos nada que ver con eso, absolutamente nada. ¿Por qué algunos hablan de eso? Porque está en su conciencia. Indica su deseo de echarle la culpa a otra persona", ha manifestado antes de hacer hincapié en que la culpa la tienen "los países occidentales".