"En este momento vemos a Cs como uno de los nuestros"

F.Trespaderne
-
César Rico - Foto: Jesús J. Matías

Entrevista con César Rico, presidente de la diputación y del PP de Burgos

Hace cuatro días nadie daba un duro por que volviera a ocupar la Presidencia de la Diputación, pero su habilidad para negociar le ha llevado a alcanzar un acuerdo que parecía imposible con Cs y a un tercer mandato, en definitiva a salvar los muebles del PP en la provincia.

Tras los resultados electorales, que no fueron buenos, ¿conservar la presidencia de la Diputación se puede considerar un éxito?

Bueno, respecto a los resultados electorales hay que discernir entre los de las grandes ciudades, Burgos Aranda y Miranda, que no fueron buenos, y los del resto de las localidades, que nos han dado 217 ayuntamientos y 910 cargos públicos municipales, y eso es lo que nos ha animado e impulsado a liderar un proceso para alcanzar la Presidencia y las grandes áreas de la Diputación.

¿Temió que Cs mantuviera esas líneas rojas que parecían inamovibles y al final no lo fueron?

Creo que aquí hay que discernir dos cosas. Respecto a los dos mandatos, la cláusula decimoquinta del acuerdo suscrito entre Cs y PP no excluía mi presencia porque el cómputo venía desde 2015, por tanto a mí se me podrá aplicar en la próxima legislatura y en consecuencia yo nunca me he entendido incluido en esa limitación. Y respecto a lo de no ser concejal de un municipio de más de 20.000 habitantes, creo que es una posición personal del portavoz de Cs, no se imposibilita por ninguna ley estatal o autonómica. Por lo tanto, yo no me veía impedido de ninguna manera para no ser el candidato del PP.

¿Llegó a pensar en ‘apartarse’ ?

Vamos a ver, todo llega en su momento y en la negociación todo es posible. En alguna ocasión, y se ha recogido por su medio, siempre he dicho que el partido está por encima de las personas, pero creo que la negociación ha ido bien en el sentido común de analizar el acuerdo PP-Cs regional para que al final se asumiera que podía ser presidente.

En toda negociación las partes tienen que ceder. ¿Qué es lo que más le ha costado en esta?

El PP sabía que tenía que ceder algún área de trabajo porque cuando se forma un gobierno de coalición, pues hay que repartir áreas de responsabilidad, pero lo primero que se ha impuesto en esta negociación es buscar un consenso en un programa, en 66 medidas, que debemos desarrollar y luego las personas. Al PP no le ha dolido ceder en ninguna posición, porque yo no hablo de cesiones, hablo de compartir funciones de gobierno y eso no supone ceder. En estos momentos a Cs le consideramos uno de los nuestros, de los 13 que formamos la mayoría absoluta y, por lo tanto, se trata de realizar un trabajo de forma unísona.

Personal, Planes Provinciales, Sodebur..., tienen mucho peso en la Diputación. ¿Qué le queda al PP?

Al PP le quedan áreas muy importantes, sobre todo en lo que ya empezamos a trabajar en la legislatura pasada y que seguiremos en esta. Bienestar Social es un área muy importante, no en vano, incluido los trabajadores, tiene un presupuesto de 30 millones. En Cultura vamos a tener la oportunidad de desarrollar todo el trabajo de Clunia en colaboración con la Junta; el IDJ tiene la función de cohesionar la provincia a través del deporte y a ponerla en el mundo internacional... Creo que el PP mantiene áreas muy importantes y no es cuestión de quién tiene más visibilidad, si PP o Cs, formamos un Gobierno de cohesión.

¿Cómo se coordina un equipo con un socio que hasta hace cuatro días no creía en las diputaciones?

Cuando alguien entra en el equipo de Gobierno, sus reflexiones tienen que ir al cambio. Cuando ha intervenido el portavoz de Cs ha determinado la importancia de las diputaciones y cuando se está dentro de esta institución se ve que es fundamental para el desarrollo rural, para que los ayuntamientos puedan prestar sus servicios básicos porque no hay nadie más detrás del lienzo y, por tanto, la Diputación, para la cohesión territorial y la coordinación de los servicios municipales, es vital. Además, creo que Cs en Burgos nunca ha denostado las diputaciones sino al contrario, ha manifestado que hay que impulsar su papel, cambiar alguna cosa, que en eso estamos todos de acuerdo.

¿Qué margen de maniobra va a tener cada partido en este gobierno?

Aquí ya no se trata de PP y Cs, se trata de un equipo de Gobierno formado por 13 diputados, y las políticas de Diputación nunca son compartimentos estancos, sino al revés, son transversales y, por consiguiente, lo que también hemos puesto encima de la mesa, aunque no por escrito, es la comunicación, la colaboración, el hablar antes de tomar decisiones... Porque una decisión que tome Personal afecta a Hacienda, una que tome Contratación afecta a otras parcelas y eso nos va a exigir estar permanentemente en contacto.

Cs ya tiene claro el reparto de tareas. ¿Desde el PP han perfilado sus responsabilidades de Gobierno?

No. La próxima semana tendremos reuniones internas para perfilar las responsabilidades de Gobierno de cara a lo que se avecina, que es la reunión de portavoces para analizar lo que deben ser las comisiones, sus miembros, cuántas personas de confianza puede tener cada grupo.

¿Qué idea tiene sobre la nueva estructura de la institución, cuantas áreas tendrá?

Eso lo va a determinar la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) que hemos aprobado con la mayoría sindical, con la cual se determina dónde deben estar cada una de las áreas de trabajo. No va a modificarse en exceso lo que tenemos, hay configuradas tres áreas de trabajo que confluyen en las distintas comisiones informativas y, por tanto, no va a haber mucho cambio orgánico.

¿Cuántos diputados con dedicación exclusiva habrá?

Por ley podemos llegar a 18, pero evidentemente no se va a llegar a ese número porque, independientemente de las cargas de trabajo, hay cuestiones personales que cada uno debe valorar. Es una de las cuestiones que se tiene que determinar en la Junta de Portavoces, cuántas personas por grupo se quieren liberar. Es verdad que en la Diputación hemos sido muy austeros en los últimos años respecto a las dedicaciones exclusivas, pero se debatirá.

(Entrevista completa en la edición de hoy)